cataluña secta

Policía de Cataluña detiene a líder de secta investigada por abusos sexuales a sus miembros

La Policía de Cataluña, conocida como los Mozos de Escuadra, procedió a la detención de tres personas relacionadas con una secta investigada desde hace tiempo por vejaciones y presuntos abusos sexuales a sus miembros en el municipio catalán de La Pobla de Lillet, en la provincia de Barcelona.

Un hombre de 66 años de edad, llamado a sí mismo como “maestro iluminado”, y quien lideraba la secta que orquestaba sus acciones con un contexto de manipulación psicológica grupal, fue arrestado junto a su pareja sentimental, una mujer de 50 años, así como una segunda mujer de 43 años.

Las tres personas han pasado a disposición judicial y quedaron en libertad con cargos. “También se investiga a una tercera mujer por su presunta participación en los hechos”, informó una reciente nota de prensa de los Mozos de Escuadra.

Ya en septiembre de 2020 se tuvo conocimiento por parte de la policía de un grupo de supuestas víctimas, algunas de ellas pertenecientes a la secta por casi 10 años, y que habrían sido coaccionadas a distintos abusos sexuales y psicológicos en el marco de un “grupo psicoterapéutico” y de crecimiento personal.

Víctimas ideales: personas vulnerables

Mediante el método de boca a boca, usado como principal forma de captación de miembros nuevos para el grupo cuando se detectaba a alguien en una situación vital vulnerable, como lo es una ruptura sentimental, una persona perteneciente a la secta le hablaba gratamente de su “maestro” y la persona iniciaba el camino para ingresar a la secta.

Las “terapias” constaban de grupos individuales y grupales, con duración de unas cuantas horas hasta fines de semana enteros. Eran combinados con un método de debilitamiento y cansancio físico, así como poca alimentación, lo que lograba que los miembros sometieran su voluntad a la del líder, creando así el sentido de pertenencia al nuevo grupo.

Con la pretendida finalidad de superar traumas, complejos o “resistencias internas”, varias de las sesiones que pagaba cada uno de los miembros constaban de la ejecución de actividades de carácter sexual y erótico con otros integrantes de la secta, según las denuncias.

“Maestro iluminado”

El experimentado hombre que dirigía al grupo y quien se atribuía capacidades y conocimientos excepcionales, se dedicaba a ganarse la confianza de las personas para obtener información personal que luego utilizaba para manipularlas mentalmente.

Bajo la imposición de castigos y vejaciones, el líder grupal iba elevando el tono de las pruebas de tinte sexual de moderado a fuerte, lo que le permitía vencer los límites personales de cada uno de sus seguidores.

Abusos sexuales al extremo, sometimiento, diferentes tipos de humillaciones y otras prácticas abusivas representaron el sufrimiento de varias personas en Barcelona durante años.

Entre las denuncias se incluye la acusación de intento de reorientar sexualmente a algunas de las víctimas, hecho que podría considerarse por las autoridades como vejación homófoba.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X