waltz extremistas

Representante Waltz criticó que el Pentágono busque “extremistas” dentro de las Fuerzas Armadas

Video: The U.S. Army

La orden del Departamento de Defensa estadounidense emitida el 5 de febrero, con el fin de eliminar a los “extremistas” de las Fuerzas Armadas, provocó fuertes críticas por parte del primer miembro del ejército en ser congresista, Michael Waltz. Las críticas y preocupaciones son compartidas por altos cargos de administraciones pasadas.

“Cuando la Armada china es cinco veces más grande que la nuestra, cuando China está robando nuestra tecnología a diestra y siniestra y poniendo más activos en el espacio, ¿dónde ve el secretario de Defensa nuestras prioridades?”, cuestionó el representante republicano por Florida ante The Epoch Times.

Fue durante las audiencias de confirmación que el secretario de Defensa del presidente Joe Biden, Lloyd Austin, expresó al Comité de Servicios Armados del Senado lo que él considera la principal tarea del Departamento de Defensa en referencia a buscar enemigos con uniforme estadounidense.

“El trabajo del Departamento de Defensa es mantener a Estados Unidos a salvo de nuestros enemigos. Pero no podemos hacer eso si algunos de esos enemigos se encuentran dentro de nuestras propias filas”, dijo entonces Lloyd ante el panel que lo oía.

Orden y memorando

La orden del 5 de febrero a los comandantes por parte del secretario de Defensa fue una “retirada” del liderazgo por un lapso de 60 días para tratar los problemas de ideología extremista en todos los niveles del servicio, esencialmente, los “supremacistas blancos”.

Luego de la violación al Capitolio durante el 6 de enero, se publicó un memorando el 26 de febrero que coacciona a los comandantes de las distintas unidades a precisar las amenazas a la seguridad del personal de servicio enfiladas a los extremistas, titulado: “Liderazgo para abordar el extremismo en la Fuerza”.

El mismo texto le indica a los miembros del servicio que notifiquen a sus superiores inmediatos las acciones que podrían ser motivo de preocupación entre sus colegas y que podría degenerar en la negación de calificaciones para autorizaciones de seguridad para el personal que sea denunciado.

Calificado como “prueba de pureza” por medios como Fox News, Michael Waltz fue más allá en la perspectiva del memorando sobre los extremistas tras afirmar: “sí, deberíamos erradicar a todos los extremistas, pero debería abarcar todas las ideologías: anarquista, comunista, Black Lives Matter, Antifa o nazis, y las regulaciones en los libros ya lo proscriben”.

En funciones como coronel en la Reserva del Ejército de EE UU y veterano condecorado, Waltz apuntó al enfoque general errado, referente al color de piel y la raza, algo que según él es “contrario a nuestro ejército centrado en la misión y basado en el mérito”.

El empresario y militar de 47 años de edad añadió, basado en su experiencia, que “cuando las balas vuelan, a tus enemigos no les importa si eres negro, blanco o marrón”.

El memorando cita cuatro ejemplos de grupos inadmisibles, entre los cuales no lucen los comunistas, grupos violentos como Antifa o los yihadistas. Ante ello, The Epoch Times cuestionó al teniente coronel y portavoz del Pentágono, Uriah Orland.

“Llevamos más de 20 años librando una guerra contra el terrorismo. Está arraigado y todo el mundo sabe que es malo. La retirada se centra en eventos recientes, como se indica en el marco de la retirada de liderazgo”, dijo Orland.

Cabe destacar que varios miembros de las Fuerzas Armadas en servicio activo, y que asistieron a la marcha pro-Trump del 6 de enero, expresaron a The Epoch Times la sensación de vigilancia sobre ellos.

“La gran estafa”

En opinión del ex subsecretario de Defensa de Inteligencia a The Epoch Times, William Gerald Boykin, “este esfuerzo destruirá nuestro ejército”. Su comentario se dio tras calificar la orden como una amenaza para el reclutamiento y la moral.

“Es la Gran Estafa de la administración, una gran operación psicológica diseñada para convencer al pueblo estadounidense de que las personas que se manifestaron en Washington D.C. el 6 de enero y todas las personas a las que representan, es decir, los partidarios de Trump, son terroristas nacionales”, afirmó Boykin previo a su cuestionamiento: “¿a dónde va todo esto?”.

Además de ello, el actual vicepresidente del Family Research Council relacionó la retirada con la continuidad de la ocupación por parte de la Guardia Nacional del Capitolio y sus alrededores.

“El hecho es que la retirada es una pérdida de tiempo para los ejercicios que son necesarios para prepararnos para la guerra real en la que hemos estado durante 19 años. Nuestras fuerzas armadas no pueden tener éxito hasta que volvamos a la misión principal de ganar las guerras de la nación”, dijo Boykin.

Politización de los militares

Irritados, varios miembros del servicio activo expresaron su crítica de trasfondo a The Epoch Times y uno de ellos aseguró que “nunca en 20 años hubo un retiro para revisar a islamistas extremistas en las filas”.

Vista por el coronel retirado, John Mills, como una politización de los militares por parte de varios ingenieros sociales de izquierda, el experimentado profesional le aseguró a The Epoch Times que ha “vivido tres fases de estas eras ideológicas”.

Según el también exdirector de política, estrategia y asuntos internacionales de ciberseguridad en la Oficina del Secretario de Defensa, “la naturaleza escalofriante y directiva de la actual tercera ola de adoctrinamiento es preocupante”.

“Existe el extremismo, y hay que abordarlo, pero hay múltiples formas en todos los lados que deben discutirse de manera integral. Su programa debe modificarse para que sea justo, imparcial, científico y basado en hechos, y aborde 360 ​​grados de extremismo”, concluyó Mills.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X