Condena de tres años y medio para el desestabilizador Alexei Navalny

Alexei Navalny, uno de los más radicales opositores del Kremlin, apresado desde mediados de enero del 2020, le ha sido impuesto este martes, una pena de tres años y medio de privativa de libertad.

La sanción, a diferencia de lo esperado, supone la reimposición de una condena por malversación de fondos que había sido suspendida en 2014, según lo reseña la Agencia BBC New Mundo.

La condena responde a las inasistencias de Navalny a sus citas de libertad condicional. Pero estas se produjeron cuando éste estaba presuntamente en coma, en un hospital en Alemania recuperándose de un supuesto intento de asesinato con el agente nervioso novichok.

Este polémico hecho ha colocado al líder opositor ruso en el centro de una controversia diplomática entre Alemania y Rusia. El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, dijo que las pruebas toxicológicas de muestras tomadas de Navalny se llevaron a cabo en un laboratorio militar alemán.

Dijo que proporcionaron «evidencia inequívoca de un agente neurotóxico» del grupo Novichok – apuntó la agencia de noticias CNN, el pasado 2 de septiembre del 2020.

Mientras el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, replicó con insistencia, que no habían recibido ninguna información de Alemania de que Navalny fuera envenenado con una sustancia del grupo Novichok, según la agencia de noticias estatal rusa TASS, citada por esta misma agencia noticiosa.

Lo cierto es que Alexei Navalny ha captado la atención mundial, la estrategia de líder opositor ha sido afianzar su liderazgo y de erigirse como “El rostro de la oposición rusa”, bajo el amparo de fuertes protestas de sus partidarios y de la condena internacional.

Agente extranjero?

En contraparte, el gobierno ruso se ha adelantado en desenmascarar a Navalny, el Kremlin ha despuntado sobre el opositor señalándolo de agente extranjero, el Servicio Federal de Seguridad (FSB), según lo reseña RT Noticias, ha empleado su Oficina de Anticorrupción (Fond Borbýs Korrúptsiyey FBK) para lograr fondos para financiar sus aspiraciones políticas.

Apunta la agencia rusa de noticias que “El objetivo declarado de la FBK es exponer supuestos casos de corrupción en Rusia. Si bien es esencialmente un tipo de organización periodística, su trabajo está vinculado en última instancia a los objetivos de Navalny de ganar poder político.” 

Subraya RT Noticias “Las imágenes de vigilancia, grabadas a principios de la década de 2010, parecen mostrar a un colaborador cercano de Alexei Navalny que busca dinero e inteligencia de un presunto espía británico…”. Este colaborador es Vladimir Ashurkov y el empleado James William Thomas Ford, quien en aquel entonces era el segundo secretario de asuntos políticos de la embajada del Reino Unido en Rusia.

Sin duda, el gobierno ruso no ha podido desmovilizar las protestas, agencias internacionales de prensa como Reuters citada por France24, han reportado que “más de 2.600 manifestantes han sido detenidos y que en varias de las diligencias los arrestos se llevaron a cabo de manera violenta por parte de los oficiales”.

Por otro lado, enfatiza esta misma agencia noticiosa, organizaciones de derechos humanos sostienen que hay más de 3.000 personas capturadas. Esto, en consecuencia, ha generado víctimas y desestabilización.

Está claro que estas implicaciones fueron anticipadas por Navalny, la artera maniobra del Jefe opositor parecen haber resultado y pasado a una fase táctica de mucha fuerza.

En un pequeño pero significativo gesto de victimización de Navalny, éste brinda al mundo un indiscutible, en un movimiento claro y desesperado por lograr la atención mediática, en contraste con una Rusia convulsionada por las protestas:  Dibujó un corazón en el cristal de su jaula para su esposa: Yulia, luego de leída su sentencia y antes de ser confinado a una colonia carcelaria.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X