ahmaud arbery

Travis y Greg McMichael son declarados culpables por la muerte de Ahmaud Arbery

Greg McMichael y Travis McMichael, padre e hijo, fueron declarados culpables este miércoles por los miembros del jurado en Brunswick, Georgia, Estados Unidos, por el asesinato del afroamericano Ahmaud Arbery en febrero de 2020.

Hasta 9 son los cargos que pesan sobre Travis, 8 sobre Greg, y un cargo de asesinato contra su vecino William “Roddie” Bryan, por la muerte del joven de 25 años de edad.

En un largo juicio de 14 días, el juzgado del condado de Glynn fue el escenario donde el día lunes se presentaron los alegatos finales de la fiscalía y de la defensa. En paralelo, diferentes milicias armadas negras exigían justicia frente al recinto.

Según los informes sobre el desarrollo del proceso judicial, 11 de los 12 miembros del jurado eran blancos.

“¡Detente o te volaré la cabeza!”

Fue un domingo el día del homicidio del joven, quien de acuerdo con el testimonio de los McMichael apareció en cinco oportunidades en un video de vigilancia dentro de la casa en construcción de su vecino. Pese al material, no hay evidencia de que Arbery haya robado algo.

Bryan, su vecino, no dudó en seguir al padre y al hijo en una camioneta, quienes tomaron sus armas y se subieron a su camioneta familiar luego de que Greg observara a Ahmaud Arbery “arrastrando un…” junto a su hogar.

Travis dijo en su testimonio de la semana pasada que trató de dialogar sin éxito con el afroamericano que había reconocido por la cámara.

Por su parte, la fiscal Linda Dunikoski detalló que en realidad se trató de una persecución contra Arbery de aproximadamente cinco minutos, tiempo en el que no pararon de gritarle “¡detente o te volaré la cabeza!”.

Al ser acorralado por las camionetas, el joven trató de huir y se topó de frente con Travis McMichael, quien mostró su escopeta segundos antes de que Arbery corriera hacia él y luchara para arrebatarle el arma.

Instantes después, tal y como lo filmó Bryan con su celular, el joven recibió tres disparos letales, dos de ellos en el torso. Travis alegó la autodefensa, diciendo que solo actuó luego de ser atacado por Arbery, quien estaba desarmado.

Insulto racial desestimado

Pese a que hay evidencia de un presunto insulto racial por parte de Travis McMichael después de matar a Arbery, Timothy Walmsley, juez de la Corte Superior del condado de Glynn, la desestimó. Lo mismo ocurrió con los turbios antecedentes del afroamericano, pues las pruebas eran “perjudiciales”.

“Jodido negro”, esas fueron las últimas palabras oídas por Ahmaud Arbery, de acuerdo con el testimonio dado por Bryan a un investigador.

Igualmente, Walmsley manifestó a la defensa que tampoco admitiría las evidencias de los problemas de salud mental del joven asesinado.

Los fiscales lo describieron como un “ávido corredor”, y detallaron que vivía a poco más de tres kilómetros del lugar de su homicidio.

Además de enfrentarse a cargos como homicidio doloso, los tres hombres encaran cargos federales por delitos de odio. El caso suscitó una reflexión más amplia sobre la injusticia racial en EE UU.

Ni los McMichael ni Bryan recibieron acusaciones sino hasta que se filtró en línea el video que había filmado Bryan desde su móvil aquel día.

Finalmente, la Oficina de Investigaciones del estado de Georgia se hizo cargo del caso de la policía local.

Donaciones

Donate

Paypal:

X