rusia satélite

Rusia explota un satélite con un misil y EE UU condena el peligro para la EEI

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, denunció que Rusia puso en peligro a la tripulación de la Estación Espacial Internacional (EEI) luego de que más de “1.500 piezas de desechos orbitales” obligaran a los astronautas a protegerse en sus capsulas.

La aparición de estos restos el lunes deriva de la prueba “peligrosa e irresponsable” de un misil anti-satélite “de ascenso directo contra uno de sus propios satélites”.

Además de los desechos orbitales, que pueden ser rastreados, Price criticó que esta prueba generó “cientos de miles de piezas de desechos orbitales más pequeñas que ahora amenazan los intereses de todas las naciones”.

“Esta prueba aumentará significativamente el riesgo para los astronautas y cosmonautas de la Estación Espacial Internacional, así como para otras actividades de vuelo espacial humano”, declaró el funcionario estadounidense.

Asimismo, tildó a Moscú de hipócrita pues con esta acción ha demostrado su verdadera postura acerca de los armamentos en el espacio exterior. También ha puesto en peligro la sostenibilidad a futuro del espacio.

Price advirtió que el país norteamericano dirigido por el demócrata Joe Biden “trabajará con sus socios y aliados para responder a este acto irresponsable”.

¿Qué dijo Rusia?

Pese a la condena de Washington, Roscosmos, la agencia espacial rusa, desestimó las preocupaciones del Departamento de Estado y dijo que el resguardo de los tripulantes fue realizado como lo indican los procedimientos “habituales”.

“La órbita del objeto se ha alejado de la órbita de la EEI. La estación está en la zona verde”, dijo la empresa en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el medio BBC reseñó que estos restos, pertenecientes al Kosmos-1408, un satélite de Rusia averiado desde hace años, recorrieron su trayectoria sin ningún tipo de incidentes. El satélite, que tenía un peso de más de una tonelada, habría sido enviado al espacio en el año 1982.

Mientras tanto, el rastreo de un grupo de objetos en la ubicación en la que el satélite debió reposar desde su avería fue reportada por la empresa de detección de desechos espaciales llamada LeoLabs.

Contaminación del espacio y el riesgo para las misiones espaciales

Jonathan Amos, corresponsal de Ciencia para la BBC, explicó que cuando un país derriba a un satélite genera miles de fragmentos que solo tienen dos vías de esparcimiento: la primera es hacia el planeta Tierra y la segunda es hacia arriba, poniendo en peligro a las misiones espaciales.

De hecho, Amos detalló que hay alrededor de un millón de desechos en el espacio, con un rango de tamaño de 1 a 10 centímetros y que son consecuencia de los 64 años que tiene el ser humano viajando al espacio.

En 2007, China fue responsable de crear 2.000 piezas de desechos rastreables luego de explotar sus satélites meteorológicos que habían dejado de funcionar.

Es por ello que Amos hizo un llamado a los países a que contribuyan con la limpieza de ese ambiente, pues la velocidad con la que se desplazan estos restos puede ocasionar perforaciones en los módulos de la EEI.

Situada a una altitud de 420 kilómetros, en la EEI habitan cuatro tripulantes de EE UU, uno alemán y dos rusos, quienes se vieron en la obligación de subir a sus capsulas, las cuales son capaces de desacoplarse de la estación en forma de “bote salvavidas” si se presenta una emergencia.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X