elecciones nicaragua

¿Otra dictadura autoritaria en Latinoamérica? Panorama de las sonadas elecciones en Nicaragua

El 7 de noviembre son las elecciones presidenciales en Nicaragua, y el panorama dibujado por Leandro Querido, presidente de la organización Transparencia Electoral, es el de un resultado para nada sorpresivo en un país carente de institucionalidad y en el que reinan la dictadura y el casi instaurado autoritarismo de Daniel Ortega.

Estos comicios llegan luego de la masacre de 400 personas en las protestas antigubernamentales del año 2018, así como la destitución dos años antes de 28 diputados de la oposición en el Parlamento.

La idea de la realización de las elecciones es que los conflictos sean reducidos, pero al establecer similitudes con situaciones como las de Venezuela o Cuba, Querido asegura que cualquier resultado es posible menos la reducción de las pugnas.

De hecho, no se verá la presencia de la Unión Europea como organismo de observación, ni tampoco al Centro Carter, una organización sin fines de lucro que se dedica a observar procesos como este.

Parte de la desesperanza es que Ortega, en el poder desde hace más de 10 años, envió a la cárcel a la mayoría de los precandidatos, entre ellos los opositores que más competencia representaban.

Con estos arrestos sobre la mesa, y dado que el dictador dijo que se sentaría a dialogar tras los comicios, surge la pregunta de cuál sector del país conversará con Ortega, y los expertos dicen que pudieran ser los empresarios o los partidos más afines y complacientes.

Es por eso que se está manteniendo la idea de que los seis partidos políticos que tienen candidatos presidenciales son opositores falsos, cuyo propósito es que Ortega les otorgue beneficios al culminar las elecciones.

Al respecto, Querido opina que “habrá que ver qué hará Ortega, si irá a un régimen de partido único como en el caso cubano o si mantiene este esquema donde aparecen seis o siete partidos compitiendo”.

“Son los esquemas que buscan los regímenes iliberales. Buscan estos atajos para consolidarse y eternizarse en el poder”, añadió.

Según el presidente de Transparencia Electoral, en una entrevista con el medio PanAm Post, un modelo liberal se caracteriza por la división de los poderes, existencia de libertades y, en el caso de las elecciones, la competencia.

Sin embargo, el modelo iliberal “suprime todo eso e instaura una dinastía familiar como el caso de Ortega, o de partido único como el de Cuba”.

Una cultura política poco democrática

A juicio de Querido, México, Honduras, Argentina, Bolivia, Perú y El Salvador se verán afectados por las consecuencias de lo que ocurra en Nicaragua este domingo.

Asimismo, hizo una mención especial en el caso de Venezuela, un país en manos del régimen de Nicolás Maduro, una figura chavista desconocida como presidente por varias naciones y que va a dar su visto bueno a un posible resultado a favor de Ortega.

Querido asegura que Maduro usaría la victoria del dictador de 75 años de edad para promocionar las elecciones locales y regionales del 21 de noviembre en Caracas, señaladas de contar con la benevolencia de la oposición.

“En América Latina, por nuestra cultura política poco apegada a lo democrático, hay muchos líderes que sueñan con eternizarse, por lo tanto estos ven en el caso de Nicaragua un modelo a seguir”, dijo.

El experto electoral llama a esta situación “un libreto”, pues una y otra vez se observa cómo los que controlan el poder de una nación de esta manera “se imponen a sangre y fuego y luego llaman a diálogos con lo que queda de lo que tienen enfrente”.

“Todo es un juego, pasan los años y todo indica que su poder crece, se consolida y la democracia se restringe y disminuye hasta desaparecer”, añadió.

Hostigamiento

Por otro lado, en lo que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denominó como un contexto “de hostigamiento a quienes se manifiestan en oposición a las políticas del actual régimen de Nicaragua”, el órgano ordenó el jueves que 14 presos políticos sean liberados.

De acuerdo con PanAm Post, entre los detenidos está Cristiana Chamorro, una precandidata presidencial, además de periodista y activista.

La ordenanza de la CIDH ocurrió un día después de que en Venezuela la Corte Penal Internacional (CPI) anunciara la apertura de una investigación por crímenes de lesa humanidad.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X