autopsia

$500 la entrada para participar en una autopsia, sin el conocimiento de los familiares

David Saunders, ese es el nombre de un hombre de 98 años de edad que murió a raíz del coronavirus y cuyo cuerpo fue donado a la ciencia por su familia, misma que ahora acusa a una empresa por realizarle una costosa autopsia abierta al público sin su consentimiento.

Con garantía de “acceso al cadáver antes, después y durante los descansos”, según reseñaron medios locales, la experiencia organizada por la plataforma “educativa independiente” Death Science le costó a cada asistente alrededor de $500 en octubre.

Colin Henderson, profesor retirado de anatomía, practicó la autopsia en el salón de baile de un hotel en Oregón, Estados Unidos.

Impresiones

Obteen Nassiri, representante de Med Ed Labs, empresa a la que se le donó el cadáver, aclaró que si hubieran sabido con anterioridad el carácter comercial del procedimiento no se habría otorgado el cuerpo.

“Teníamos la impresión de que este donante se utilizaría para formar a estudiantes interesados en la ciencia, paramédicos, médicos forenses y oficinas de investigación en disecciones anatómicas y el estudio del cuerpo humano”, declaró a la AFP.

“Estrés indebido”

Jeremy Ciliberto, fundador de Death Science, defendió la intención del evento y dijo que lo que sería lograr era una “experiencia educativa”. Aun así, dijo que tomaría previsiones para que esto no vuelva a ocurrir y pidió disculpas a la familia del fallecido por generarle “estrés indebido”.

La policía de la ciudad de Portland, donde aconteció el suceso, señaló por medio de un portavoz que varios detectives realizaron una consulta con la fiscalía para saber si se había cometido un crimen, y el resultado fue que Colin Henderson no incurrió en ningún delito.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X