fiscal de la cpi venezuela

Primera visita del fiscal de la CPI a Venezuela, entre dudas y una agenda controlada

Karim Khan, fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), llegó el domingo al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Venezuela, en el marco de su primera visita al país en manos del régimen de Nicolás Maduro.

Sin embargo, todavía no ha aparecido en los medios de comunicación para hacer declaraciones, pero sí se reunió con el líder chavista y posó con Félix Plasencia, nombrado canciller, para una foto oficial.

Fue el canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV), el encargado de transmitir el momento en el que los funcionarios estrecharon sus manos.

El diario colombiano El Tiempo reseñó que conoció de forma extraoficial que Khan tiene agendada una cita con el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Ministerio Público.

Mientras tanto, Tamara Adrián, defensora de los derechos humanos, dijo que no se sabe si el fiscal se reunirá con la docena de organizaciones no gubernamentales “que han documentando todas las violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad” por más de una década.

Esta visita de Khan está cubierta por un ambiente de incertidumbre y una sensación de control. “Denunciamos que se trata de una visita controlada por el régimen”, declaró Adrián ante El Tiempo.

Según ella, esta situación es de tal magnitud que las propias autoridades que tienen reuniones con Khan no saben el horario de las mismas ni poseen información al respecto.

Lo que sí se ha visto en las calles venezolanas, sobretodo el lunes, son los comités de víctimas y los familiares de los presos políticos, quienes a través de su voz, pancartas y caminatas le exigen al fiscal de la CPI que se reúna con ellos y los escuche.

El panorama de que Karim Khan no vea la realidad de los venezolanos y los crímenes de los que son víctimas está causando preocupaciones entre los denunciantes, pues podría significar que no se dé continuidad al examen preliminar sobre el caso Venezuela I.

Dicho caso trata sobre los asesinatos que se cometieron en las protestas en rechazo al régimen chavista en los años 2014 y 2017, abierto en 2018.

Toda la data que posee la CPI sobre esos sucesos existe por el trabajo realizado por la docena de ONG antes mencionadas, según Adrián, diputada venezolana por el partido Voluntad Popular.

El caso Tarazona

Javier Tarazona, director de la ONG venezolana Fundaredes, fue arrestado el 2 de julio del presente año en el estado Falcón junto con su hermano, Rafael, y Omar García, un compañero.

En ese momento, los tres hombres se encontraban en las instalaciones de la Fiscalía de Coro para presentar una denuncia de acoso y persecución por parte de la Policía y varios funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), además de otros individuos no identificados.

Este martes, Fundaredes solicitó a través de su cuenta de Twitter que Tarazona fuera liberado. Su hermano y García están en libertad desde el 26 de octubre, pero de acuerdo con Alfredo Romero, presidente de Foro Penal, una ONG, deben presentarse cada ocho días en los tribunales.

El lugar en el que Tarazona se encuentra detenido es la prisión del Helicoide, la cual también es la sede del Sebin, ubicada en Caracas, la capital de Venezuela.

“Hoy, durante su visita a Venezuela solicitamos respetuosamente a Karim Khan que, en su calidad de garante de los DDHH, interceda por la libertad de Javier Tarazona y el resto de presos políticos”, dijo la ONG el lunes.

El director de Fundaredes fue quien ofreció datos sobre lo que ocurría en Apure, estado fronterizo con Colombia, cuando la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y las disidencias de las FARC protagonizaron fuertes enfrentamientos entre marzo y mayo.

Raúl Isaías Baduel

Por otro lado, la hija del fallecido general Raúl Isaías Baduel, Andreina, emitió en el programa Vladimir a la Carta una solicitud al fiscal de la CPI para que “nos escuche no sólo a nosotros, sino a cientos de víctimas que pueden describir el horror que se vive en manos del régimen”.

“Mi papá fue acusado por ser un hombre que nunca claudicó, a pesar de las aberraciones que vivió se mantuvo de pie. La última patraña judicial dice incitación a la rebelión y traición a la patria”, agregó la también periodista.

Asimismo, denunció los crímenes cometidos contra su padre, a quien torturaron, mantuvieron en aislamiento prolongado y le negaban atención médica.

Según el régimen, Baduel murió por covid-19, pero su familia asegura que él nunca tuvo la enfermedad. “Venezuela y el mundo sabe que a mi papá lo asesinaron. El día de la muerte de mi padre fue muy doloroso”, continuó.

Andreina Baduel también dijo que está siendo amenazada por sus declaraciones y que su hermano Josnars Adolfo, quien está recluido en el Helicoide, necesita un médico.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X