violación mujer pensilvania

Pasajeros usaban sus celulares y no hicieron nada para impedir la violación de una mujer en el metro: determinó la Policía de Pensilvania

El superintendente de la Policía de Upper Darby, en Pensilvania, Timothy Bernhardt, expresó su indignación por la conducta de los pasajeros de un tren del metro a las afueras de Filadelfia el miércoles pasado ante la violación de una mujer por parte de un vagabundo.

Según las autoridades, estas personas no intentaron detener al hombre afroamericano de 35 años de edad, llamado Fiston Ngoy, quien según una declaración jurada de arresto de un investigador se muestra en los videos de vigilancia acosando a la víctima por cerca de 45 minutos, luego toca su pecho y la viola.

Thomas Nestel III, jefe de policía de la Autoridad de Transporte del Sureste de Pensilvania, a la cual pertenece el tren, declaró que los pasajeros no informaron sobre el crimen al 911, a pesar de que observaron el acto de seis minutos de duración y sus teléfonos celulares estaban en sus manos.

Es por esa razón que las autoridades creen que es posible que exista un video grabado por alguno de esos dispositivos. Si se encuentra algún material, su autor podría enfrentar una acusación penal al terminar la investigación.

“Queremos que todos estén enojados, disgustados y que se unan a nosotros para mantener la seguridad de nuestro sistema. Necesitamos que el público nos notifique cuando vean algo que parezca inusual”, dijo Nestel.

Nestel señaló ante los medios “que la gente sostenía su teléfono en la dirección en la que esta mujer estaba siendo atacada”.

Por otro lado, Andrew Busch, portavoz de Septa, informó que la mujer trató de impedir el suceso, pero Ngoy comenzó a quitarle la ropa. Posteriormente, la mujer hizo una declaración jurada en la que detalló que el hombre hizo caso omiso a sus súplicas.

El superintendente Bernhardt le dijo a The New York Times que hoy la historia pudo haber terminado de otra manera si tan solo una persona hubiese intervenido, aunque se desconoce la cantidad exacta de pasajeros que iban en el vagón.

“Estoy consternado por aquellos que no hicieron nada para ayudar a esta mujer. Cualquiera que estuviera en ese tren tiene que mirarse en el espejo y preguntarse por qué no intervinieron o por qué no hicieron algo”, expresó.

Bernhardt también explicó que emitir cargos contra quienes vieron la agresión sexual pero no alertaron a las autoridades sería una tarea complicada debido a las leyes del estado de Pensilvania.

Versión desmentida

La víctima logró desmentir a un trabajador fuera de servicio de Septa que le contó una versión totalmente diferente a los investigadores, argumentando que la mujer dio su consentimiento a Ngoy luego de intercambiar varias palabras y nunca intentó detenerlo.

Asimismo, el sujeto le dijo a las autoridades que el agresor había estado hablando de su destino final: un refugio ubicado en Filadelfia.

Ahora, se espera que Ngoy se presente ante el tribunal para una audiencia preliminar en Upper Darby. Varios cargos por violación y delitos relacionados son los que pesan sobre él, así como una fianza de $180.000.

Además de no haber solicitado una defensa hasta el lunes, el detenido ha estado encarcelado desde el crimen. El video de las cámaras de seguridad aún no ha sido divulgado.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X