ballena jorobada pescador

“Estaba completamente oscuro”: un pescador logró salir de una ballena jorobada tras ser ingerido

Un pescador de 56 años de edad fue ingerido el viernes por una ballena jorobada en el cabo Cod, estado de Massachusetts, para luego pasar alrededor de 40 segundos en su interior y ser literalmente “escupido” por el cetáceo y salir levemente herido.

Se trata de Michael Packard, un buceador y pescador de langostas que se encontraba captando a estos animales en las proximidades de la costa de Provincetown, un pueblo de Massachusetts.

De acuerdo con el testimonio dado por Packard a los medios, en el momento que fue “tragado” por la ballena este pensaba que se trataba de un tiburón blanco, pero se percató de la realidad al no ver ni sentir los grandes dientes.

“De repente sentí un enorme empujón y lo siguiente que supe es que estaba todo completamente oscuro”, relató Packard, quien comentó que pudo respirar gracias al respirador de su equipo de buceo.

“Podía sentir que me estaba moviendo, y también que la ballena apretaba los músculos de la boca. Estaba completamente adentro; estaba completamente oscuro. Me dije a mí mismo: ‘no hay manera de que salga de aquí. Estoy acabado, estoy muerto'”, añadió el buceador.

El pescador le dijo posteriormente a la prensa que lo único que pasaba por su mente en el momento en el que estaba dentro de la ballena jorobada eran sus dos hijos, de 12 y 15 años.

Según Packard, pasó alrededor de 40 segundos en el interior de la ballena, la cual lo expulsó después de que el pescador comenzara a mover fuertemente su cabeza para que el animal entendiera que había algo moviéndose.

Después de salir de la ballena, Josiah Mayo, su compañero, lo trasladó hasta el muelle de la costa y posteriormente un equipo de bomberos lo llevó hasta un hospital para que le atendieran sus leves heridas en las piernas.

Aunque haya parecido un ataque al principio, los expertos en animales marinos aseguran que las ballenas jorobadas no son peligrosas, y que es muy probable que la ingesta de Packard haya ocurrido por error, ya que estas ballenas no logran ver cuando abren su boca.

“Basado en lo que se describió, esto tendría que ser un error y un accidente por parte de la jorobada”, destacó la directora de Estudios de Ballenas Jorobadas del Centro de Estudios Costeros en Provincetown, Jooke Robbins.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X