joe biden g7

Inicia la travesía de Joe Biden por Europa con una primera parada en la cumbre del G7

En el marco de su primera travesía europea, el presidente Joe Biden estará recorriendo cuatro países durante ocho días y la primera parada es la criticada cumbre del G7 que se hará en la bahía británica de Carbis.

Luego viajará a Bruselas para asistir a la cumbre de la OTAN y finalmente reunirse con la Unión Europea con el objetivo de fijar una postura conjunta entre los miembros europeos y EE UU con respecto a Rusia.

Antes de abandonar el viejo continente, Biden entablará varias conversaciones bilaterales con el presidente ruso Vladímir Putin, la canciller alemana Angela Merkel e incluso con la reina Isabel II.

Motivos, ideas y alianzas

Desde la perspectiva europea, un diplomático de la UE expresó que los temas más relevantes con Biden serán los referentes a la pandemia, los beneficios de las democracias libres y el cambio climático.

Por su parte, desde Washington aseguran que el viaje está motivado esencialmente para juntar las democracias occidentales contra los sistemas autoritarios en Rusia y China, según aclaró Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Biden.

El gigante asiático es uno de los temas esenciales de la administración Biden, la cual ha sido más frontal que la UE condenando las situaciones de derechos humanos allí, pero que no la tiene fácil para mediar entre los intereses de Alemania y Francia, naciones con ideas propias de cooperación medioambiental y económica con Pekín.

Resistir la influencia china mediante inversiones de Occidente en regiones de Europa del Este y África es el compromiso que buscará Biden, según dijo a DW la analista política Jana Puglierin, jefa de la oficina de Berlín del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Según Puglierin, lo ideal para forjar una alternativa a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, “sin que se diga que China debe ser contenida”, es lograr asociar una infraestructura global desde el G7 con las economías emergentes para tornarse más ecológicas, así como no descuidar el frente militar ruso como blanco.

La propuesta estadounidense sobre el impuesto global también será un tema de amplia discusión en la mesa del G7.

Mensaje de unidad

La analista europea enfatizó que es importante aprovechar las reuniones previstas para afinar la posición en conjunto y mostrar un mensaje de unidad en Occidente previo a la reunión de Biden y Putin en Ginebra, insospechada anteriormente debido al conflicto entre Bielorrusia y Ucrania.

“Hay un buen ambiente. Existe la voluntad de participar. Es completamente diferente a antes”, expresó un diplomático de la Unión Europea, quien coincide con sus homólogos en que todo será distinto con Biden, a diferencia de su antecesor.

Aunque hay buenas expectativas para remendar los aranceles punitivos y las disputas comerciales del ex presidente Donald Trump, la cumbre será definitoria para despejar las dudas de los observadores europeos sobre la continuidad de la actual cooperación internacional de EE UU.

Discordia

También cabe destacar los focos de discordia aún existentes entre Europa y EE UU, tales como el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán, así como el desacuerdo sobre el gasoducto Nord Stream 2 impulsado por Rusia.

Otro de los puntos de fricción es el rechazo de la UE a la suspensión temporal de vacunas anticovid planteada por EE UU. El bloque europeo está ejecutando la exportación de vacunas, además de ampliar las regulaciones de concesión de licencias en torno a la producción de los fármacos.

Mientras que el primer ministro inglés Boris Johnson dice que los países más acaudalados deben ofrecer más dosis a las naciones pobres, Gran Bretaña y EE UU anunciaron que se preparan para hacerlo por medio de la iniciativa del Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (Covax) de las Naciones Unidas.

Primera reunión en dos años

Presencialmente, será la primera vez que se verán las caras los líderes globales en la primera cumbre pospandemia del G7, la cual se celebrará en la costa de Cornualles durante tres días.

A pesar de la relativa “normalidad”, habrá restricciones para los periodistas y delegaciones internacionales, quienes estarán custodiados durante su estancia por alrededor de 6.000 policías.

Como es de esperar, se aguardan manifestaciones en contra del evento mundial, pero distintas ONG como Oxfam o Attac no auguran tantas personas como en las cumbres previas a la pandemia.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X