desarrollo tecnológico china

El proyecto multimillonario de EE UU para desafiar el desarrollo tecnológico de China

Un proyecto autorizado por el Senado de Estados Unidos busca que el país haga frente a la fuerza del desarrollo tecnológico de China, y contempla un presupuesto de $250.000 millones para investigaciones en el sector de tecnología.

Al proyecto todavía le queda una parada en la Cámara de Representantes, donde, según los expertos, tanto el Partido Demócrata y el Partido Republicano comparten el objetivo de restarle fuerzas al gigante asiático.

Chuck Schumer, líder de la mayoría demócrata del Senado, dijo que “esta legislación le permitirá a Estados Unidos superar al mundo en innovación, producción y competencia en las tecnologías del futuro”.

Mientras tanto, el presidente Joe Biden resaltó que EE UU no puede quedar de último entre las naciones que invierte en investigación, e instó a la Cámara de Representantes a apoyar el proyecto.

Desglose de gastos

El proyecto, denominado Ley de Innovación y Competencia 2021, establece un presupuesto de $250.000 millones, de los cuales se enviarán $50.000 millones al Departamento de Comercio, encargado de subsidiar la creación de chips semiconductores.

La idea es que EE UU detenga su dependencia de compra de semiconductores a China, como siempre la ha tenido, sobre todo para autos.

Asimismo, otros $300 millones serán usados para limitar el poder del Partido Comunista Chino, además de prohibir la compra de drones construidos con tecnología china.

Video: Bloomberg Quicktake

El resto de los gastos se distribuyen entre investigaciones, desarrollos, vínculos entre empresas privadas y universidades, así como contribuciones a la ciencia.

También serán sancionadas, una vez que la ley se aplique, todas las empresas chinas que sean parte de ataques cibernéticos o delitos de propiedad intelectual en EE UU. Asimismo, en los celulares de uso gubernamental no se podrá descargar la plataforma TikTok, y se contemplan sanciones a China por abusos de derechos humanos.

Reacción de China

“El contenido del proyecto de ley relacionado con China distorsiona hechos y difama el camino de desarrollo de China y sus políticas nacionales e internacionales. Exagera la ‘amenaza china'”, dijo Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Wenbin agregó que el proyecto también “aboga por la competencia tradicional con China e interfiere seriamente en los asuntos internos de China con Taiwán”.

El proyecto llega cuando se esperaba que ambos países volvieran al diálogo, pero ahora China piensa que el gobierno estadounidense sufre de un “delirio paranoide”, y que está dañando las relaciones bilaterales con lo que calificó como una “mentalidad de la Guerra Fría”.

“Nos oponemos firmemente a que Estados Unidos trate a China como un enemigo imaginario. La mayor amenaza para Estados Unidos es el propio EE UU. Lo más importante para EE UU es que haga bien sus cosas”, dijo por su parte el Comité de Asuntos Exteriores de la Asamblea Popular Nacional de China.

A favor y en contra

EE UU no había mostrado apoyo hacia algún sector de su economía desde la década de 1980, según los analistas, pero con esta aprobación del Senado los expertos están hablando sobre lo que sería una nueva política industrial.

Siendo esto así, se estaría permitiendo que el país no solo contrarreste a China, sino que pueda asegurar sus materiales, productos y tecnologías. Sin embargo, los críticos apuntan a que se nublaría el libre mercado y que EE UU puede fracasar.

Heidi Livingston Eisips, profesora adjunta de Marketing y Análisis Empresarial en la Universidad Estatal de San José, California, opinó ante BBC Mundo que “Estados Unidos ha tenido tanto éxitos como fracasos en al intentar impulsar las nuevas tecnologías”.

“Cabe preguntarse si el apoyo a los semiconductores para la industria automotriz irá en detrimento de otras tecnologías de avanzada que EE UU necesita desarrollar para mantenerse competitivo”, dijo Livingston.

“Lo que me mantiene optimista es que este proyecto de ley ha conseguido un nivel de apoyo bipartidista que no veíamos desde hace tiempo”, agregó la profesora de la Universidad Estatal de San José.

Para Li Yong, vicepresidente del Comité de Expertos de la Asociación China del Comercio Internacional, el proyecto, “incluso si se convierte en ley, hará frente a serios problemas prácticos, porque va en contra de las reglas y tendencias del mercado”.

Yong declaró ante el Global Times, un diario oficialista chino, que este proyecto asfixiaría “las posibilidades de las empresas estadounidenses”, y que se estaría creando una cadena de semiconductores “centrada en EE UU. Simplemente no funcionará”.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X