criminales internacionales

EE UU, Australia y Europa acabaron con más de 800 criminales internacionales en la operación más grande de la historia

Una operación tramada por agentes de Estados Unidos y Australia terminó en el arresto de más de 800 criminales internacionales, entre ellos integrantes de la tríada asiática, grupos organizados de Medio Oriente y cárteles de droga de toda Latinoamérica.

Según la información de las autoridades, todo esto se logró con la aplicación de la operación “Escudo de Troya”, la cual consistía en lograr que los criminales adquirieran celulares con software del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

De esa manera, a modo de espías escondidos a simple vista, el FBI tuvo acceso completo y de primera mano a todas las operaciones y actividades de estos grupos delictivos.

“Esta fue una operación sin precedentes en términos de su escala masiva, estrategia innovadora y logros tecnológicos e investigativos”, declaró Randy Grossman, fiscal federal interino del Distrito Sur del estado de California.

“Los dispositivos encriptados reforzados generalmente brindan un escudo impenetrable contra la vigilancia y detección de las fuerzas del orden”, dijo Grossman.

Durante las detenciones también se pudieron decomisar cerca de 8.000 kilogramos de cocaína, 2.000 kilos de anfetaminas, 55 autos exclusivos, 250 armas de fuego, así como más de 20.000 kilos de marihuana y hachís.

Además de ello, los funcionarios encontraron decenas de laboratorios donde se cocinaba droga. Entre estos fue localizado uno en Alemania, y según las autoridades es el más extenso que hayan ubicado alguna vez en ese territorio.

De acuerdo con Jean-Philippe Lecouffe, subdirector de operaciones de la Europol, más de 800 detenciones fueron realizadas gracias al trabajo de investigadores de Estados Unidos, Australia y Europa.

¿Cómo ocurrió el derribo de los criminales?

“Para darles una idea de la magnitud de nuestra penetración, pudimos ver fotografías de cientos de toneladas de cocaína que estaban ocultas en cargamentos de fruta y productos enlatados”, declaró en La Haya el subdirector de la División de Investigación Criminal del FBI, Calvin Shivers.

Escudo de Troya contó con la colaboración de 9.000 funcionarios, y los teléfonos con tecnología del FBI recibieron cerca de 27 millones de mensajes con información de asesinatos contratados, tráfico de drogas, robos, y demás delitos.

Un total de 12.000 celulares fueron vendidos en el mercado negro, y ya tenían instalada la aplicación ANOM, la cual está bajo el control del FBI.

Según los informes, Escudo de Troya fue planeada por agentes estadounidenses, quienes en 2018 tuvieron un encuentro con la policía de Australia para “tomar cervezas”.

El truco de la operación era convencer a los delincuentes de que estos teléfonos poseían tecnología de encriptación que los protegería, por lo que podrían estar seguros de que nadie los estaría rastreando.

Asimismo, las ventas de los equipos estaban totalmente enfocadas hacia quienes se encargaban de lavados de dinero y tráfico de drogas.

La aplicación ANOM cobró fuerza rápidamente ya que el FBI derribó a Sky Global en marzo de este año, una plataforma utilizada por los criminales internacionales, además de que los funcionarios de Europa decidieron utilizar ANOM en sus actividades.

Por otro lado, 17 individuos internacionales están bajo sospecha por haber, supuestamente, conspirado para quebrantar una Ley de Chantaje Civil, Influencia y Organizaciones Corruptas, conocida como RICO, y comerciar los teléfonos encriptados.

La acusación contra los sospechosos fue colocada por un gran jurado federal en San Diego, California, y estas personas, de Países Bajos, España y Australia, podrían pasar 20 años en la cárcel.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X