dinamarca refugiados

Política de cero refugiados: Dinamarca reubicará fuera de Europa a sus solicitantes de asilo

Enmarcada en su plan nacional de “cero refugiados”, Dinamarca aprobó una nueva legislación que le permite reubicar a los solicitantes de asilo en otros países socios fuera de Europa.

La imagen de un país que firmó la Convención de Ginebra de las Naciones Unidas que protege a los refugiados, y considerado como un “paraíso liberal”, se ha ido deteriorando en los últimos años.

Durante la sesión de este jueves en el Parlamento danés, la nueva ley fue aprobada ampliamente con 70 votos favorables y 24 en contra, y permite la reubicación de los solicitantes en países fuera de la Unión Europea, donde deberán esperar por una resolución de sus casos y ver si se les permite quedarse en esas otras naciones.

Objetivo claro

Rasmus Stoklund, portavoz del gobierno danés, aclaró los objetivos que se persiguen con esto. “Si solicitas asilo en Dinamarca, sabes que te enviarán a un país fuera de Europa y, por tanto, esperamos que la gente deje de buscar asilo en Dinamarca”, dijo.

En plena búsqueda de naciones que acojan a los solicitantes de refugio, las autoridades han sido criticadas por las Naciones Unidas, la Comisión Europea y varias ONG de derechos humanos.

La principal especulación fue generada en abril, mes en que firmaron un acuerdo de cooperación con Ruanda para que sea el eje de un centro de procesamiento de este calibre.

“Carrera hacia el fondo”

De continuar el ejemplo de Dinamarca, dicha propuesta podría dar pie a una “carrera hacia el fondo”, según una reciente alerta de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

Asimismo, el Consejo Danés para los Refugiados (DRC, por sus siglas en inglés) refutó e instó a rechazar la nueva legislación. “La idea de externalizar el procesamiento de las solicitudes de asilo es tanto irresponsable como carente de solidaridad”, declaró el DRC.

“El procesamiento externo de las peticiones de asilo genera preguntas fundamentales sobre tanto el acceso a los procedimientos de asilo como a una protección efectiva. Esto no es posible en el marco de las normas actuales de la UE”, declaró por su parte Adalbert Jahnz, un portavoz de la Comisión Europea.

Sucede que esta no es la primera acción de las autoridades danesas para fortalecer su política de inmigración y asilo.

“Volver es un riesgo para cualquiera”

Entre las medidas más polémicas está la reciente decisión del gobierno sobre revocar el estatus de asilados a más de 200 nativos de Siria, de los más de 35.000 sirios viviendo en Dinamarca, argumentando que el país árabe ya posee zonas seguras para volver.

Tras enterarse de que tienen dos meses para abandonar el territorio danés, varios refugiados sirios coincidieron en los riesgos de volver al régimen de Bashar al Assad, y se cuestionan: “¿cómo puedo regresar ahora?”.

Por su parte, la investigadora sobre Siria, Sara Kayyali, de Human Rights Watch, resaltó los peligros de que los que retornen sean víctimas del régimen instaurado allí, todo a causa de lo que considera como una evaluación errónea de las autoridades danesas.

Cambio de enfoque: ¿cómo? ¿Por qué?

El cambio de enfoque sobre las políticas de asilo de Dinamarca han sido cuestionadas, pero lo cierto es que comenzaron en el 2015, año en el que se registró la mayor cifra de solicitantes de refugio en toda su historia: 21.000 personas.

En 2019 continuaría la política de endurecimiento, y Dinamarca se centró más en la repatriación de los refugiados con custodia segura que en integrarlos a la sociedad.

También se han aplicado normas como la reducción en una década de residentes “no occidentales” en los barrios, algo defendido por el ministro de Interior, Kaare Dybvad Bek, quien aseveró que de lo contrario ”se aumenta el riesgo de que surjan sociedades religiosas y culturales paralelas“.

Asimismo, el controversial decomiso de prendas y artículos de valor que traen consigo los solicitantes es parte de las medidas que han aplicado en mayor o menor grado las autoridades locales en los últimos años.

No son bienvenidos

Desde el 2015 comenzaron los anuncios en periódicos extranjeros contra quienes desearan refugiarse en Dinamarca, para hacerles saber que no son bienvenidos.

Dichas políticas migratorias y de asilo han sido promovidas por la derecha danesa, pero también por la coalición socialdemócrata liberal que gobierna actualmente.

Haciendo énfasis en que el actual sistema danés no ve la integración como un sistema funcional, el profesor asociado del Centro de Estudios Avanzados sobre Migración, Martin Lemberg-Pedersen, dijo que las políticas danesas giran ahora en torno a un mensaje de lógica “disuasiva”.

El ministro de Inmigración e Integración, Mattias Tesfaye, mostró su alegría por lograr la disminución histórica a tan solo 1.500 solicitudes de asilo en 2020, de las cuales menos de la mitad fueron aprobadas.

“El coronavirus, por supuesto, jugó un papel, pero creo que primero y más importante, fue por nuestra estricta política exterior. Muchos de los que vienen acá no necesitan ninguna protección”, señaló Tesfaye. 

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X