lópez obrador

Escándalos y denuncias en México antes de las elecciones federales

Las elecciones legislativas que definirán los últimos tres años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador son las próximas a celebrarse el domingo, en medio de escándalos, violencia y denuncias por irregularidades en un proceso que es así desde hace años.

Más de 93 millones de mexicanos están llamados a participar en unos comicios en los que se elegirán más de 20.000 cargos, siendo el foco de los postulantes las 500 diputaciones y 15 gubernaturas.

Más allá del constante enfrentamiento entre el Instituto Nacional Electoral y López Obrador, la violencia política y las irregularidades entre aspirantes a cargos de elección popular, el mandatario busca gozar de una mayoría parlamentaria hasta que finalice su mandato en diciembre del año 2024.

Cuarta Transformación

López Obrador planea dar más relevancia y trascendencia a la Cuarta Transformación, un gobierno conocido como “4T”, prometiendo un reconocimiento histórica similar a la Independencia de 1810, la Revolución de 1910 o la Guerra de Reforma en el siglo XIX.

Luego de tres años en el poder, López Obrador sigue gozando de una buena popularidad según el grueso de las encuestas, pero eso podría cambiar según sea el apoyo actual al partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), con el cual ganó abrumadoramente en 2018.

Lo que se espera

Aunque el presidente tiene una buena relación con el electorado, para los siguientes comicios se estima que el apoyo al partido oficialista no sea muy grande. De hecho, los sondeos indican que Morena se quedará con 40% de los escaños, 11% menos de representación que en los primeros tres años de mandato.

Baja California, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora y Zacatecas son gubernaturas en las que el oficialismo tiene mayor oportunidad. Por otro lado, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa y Tlaxcala serían terrenos dominados por la oposición.

Además de 500 diputaciones federales y 15 gubernaturas, se le añaden 1.063 diputaciones de 30 Congresos Locales; 1.925 presidencias municipales y alcaldías de 30 localidades; 2.057 sindicatura;, 14.222 regidurías, 431 cargos auxiliares y 204 concejalías.

61.532 hombres y 64.862 mujeres componen la histórica cifra de 126.394 candidatos inscritos en unos comicios para los cuales se vio la inesperada unión de los tres partidos reinantes y otrora antagónicos: Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y el Partido Revolucionario Institucional.

Morena también creó la coalición política Juntos Haremos Historia con el Partido Verde y el Partido del Trabajo. Otros partidos son el Movimiento Ciudadano, Redes Sociales Progresistas, Partido Encuentro y Fuerza por México.

Conflicto

Parte de la disputa fuera de todo conteo de votos se halla en el conflicto electoral que sostiene el gobierno de López Obrador con el Instituto Nacional Electoral, al cual ha incluso advertido de su extinción luego de las elecciones.

Las acusaciones se remontan al 2015, cuando López Obrador calificó como clasista, racista y “académico carente de convicciones” a Lorenzo Córdova, presidente del INE, además de tildar de parcial, conspirador y conservador al Tribunal Electoral.

A comienzos de año, Córdova llamó “propaganda gubernamental” a las conferencias de prensa diarias de López Obrador, quien abogó por el derecho del pueblo a la información y libertad de expresión.

Otra polémica que se sumó al pleito antes de los comicios radica en la decisión favorable al INE por parte del Tribunal Electoral sobre la activación de un mecanismo legal que impide que un partido obtenga la mayoría en la Cámara de Diputados.

La molestia del presidente fue aún mayor, llamando “golpe a la democracia” a la suspensión de los candidatos oficialistas por el estado de Guerrero, Félix Salgado Macedonio, y de Michoacán, Raúl Morón, debido al gasto anómalo en sus campañas. 

Querellas

Entre los casos más polémicos está Macedonio, defendido a capa y espada por el presidente durante esta campaña, manchado por múltiples querellas incriminatorias por violación a cinco mujeres, y quien de forma inesperada delegó a su hija, Evelyn Salgado, como candidata de Morena.

Saúl Huerta, diputado que optaba por la reelección, es otro candidato oficialista que contó con una campaña manchada por su detención en un hotel y la causa judicial por abuso sexual a un adolescente de tan solo 15 años de edad. 

Por su parte, Clara Luz Flores, de Morena, acabó por reconocer que sí conoció al líder sectario Keith Raniere, de NXIVM, condenado por múltiples delitos como el tráfico sexual, lo cual acabó por frustrar su campaña oficialista a gobernadora de Nuevo León.

La violencia no se detiene

De acuerdo con el Indicador de Violencia Política en México, hecho por la consultora Etellek, son 88 los políticos que han sido ejecutados durante esta campaña electoral. 

En esa cifra se incluyen los recientes asesinatos de Alma Barragán y Cipriano Villanueva, candidatos a puestos de poder en Guanajuato y en Chiapas respectivamente, asesinados por matones.

Hasta ahora, el 90% de los fatales casos han sido dirigidos contra políticos con responsabilidad estatal, en 22 de los 32 estados aztecas. Veracruz es el estado que mayor número de candidatos asesinados registra hasta ahora con ocho víctimas en total.

La ola de violencia que lleva un saldo de 14 mujeres políticas muertas es una situación que no distingue entre bloques políticos. Mientras que la alianza Morena-PT-PVEM suma 25 víctimas fatales, el bloque PRI-PAN-PRD tiene 39.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X