guillermo lasso

Cambio de mando en Ecuador: Guillermo Lasso asume como presidente

En un acto efectuado en la Asamblea Nacional, Guillermo Lasso, de 65 años de edad, asumió como presidente de Ecuador el lunes y prometió terminar con la “era de los caudillos”, así como la “persecución política”.

Apuntó a un gobierno que escuche al pueblo “antes de hablar”, con enemigos claros: la enfermedad, la desnutrición, la violencia de género y el analfabetismo. “Yo no he venido a saciar el odio de pocos, sino que he venido a saciar el hambre de muchos”, dijo.

En medio de una contracción de la economía nacional, así como de una tasa de desempleo a la alza, entre otras cosas, las dificultades se complican más en un escenario de pandemia por el coronavirus.

“Un nuevo camino, sin división”

Lasso señaló que su interés está en “encontrar el centro para cosechar una alianza superior”, e instó a las instituciones estatales a gobernar en “un nuevo camino, sin división”, a través del “asombroso poder que nos da la democracia”.

También convocó a la reactivación económica para salir del vestigio de la pobreza, y aseguró que trataría el hambre, la desnutrición infantil, y también la garantía de los derechos de las mujeres.

¿Qué país asume?

Con una terrible incapacidad para resolver el tema sanitario por el covid-19 y con niveles récord de desnutrición en la región, Lasso destacó las desigualdades entre los ecuatorianos “culpables” y los “inocentes”, en un país con una marcada diferencia entre “el mundo rural y el urbano”.

“Nuestros gobernantes nos han fallado. Ellos no han sabido estar a la altura del sacrificio de nuestra gente, verdadero ejemplo de trabajo, ni tampoco han sabido aprovechar los ingentes recursos que la naturaleza nos ha dado. Nos han fallado por la sencilla razón de que traicionaron a nuestros principios fundacionales”, expresó Lasso.

Arribo al poder

El arribo al poder de Guillermo Lasso llegó tras una segunda vuelta donde ganó con más de cuatro millones de votos (52,36%), su rival Andrés Arauz obtuvo el 47,64%. Lasso hizo intentos previos en el año 2013, cuando perdió contra Rafael Correa, así como en 2017 contra Lenin Moreno.

Alfredo Borrero, médico neurocirujano de 65 años y director durante casi 10 años del Hospital Metropolitano de Quito y presidente de la Asociación de Hospitales y Clínicas Privadas del Ecuador por siete años, gobernará desde la vicepresidencia ejecutiva.

Con la llegada al poder, Lasso gobernará con un nuevo Parlamento, el cual está bajo el control de la oposición, ya que su partido Creando Oportunidades ganó unos escasos 12 escaños de los 137.

Aun así, durante su primera semana de sesión se ha conformado una Bancada Acuerdo Nacional (BAN), la cual da pie a un bloque parlamentario con posturas de legisladores independientes y que ha alcanzado algunos acuerdos.

Primeros 100 días de Lasso y promesas de campaña

Entre sus promesas electorales, los primeros 100 días de Guillermo Lasso fueron descritos en varios pasos que seguirá el ahora nuevo presidente de Ecuador:

  • Elevar el salario mínimo de $400 a $500.
  • Vacunar a 9 millones de ecuatorianos.
  • Crear al menos dos millones de empleos.
  • Modernización financiera a través de la apertura a la competencia de la banca internacional.
  • Reducción del gasto público.
  • “Reformas estructurales” al sistema de seguridad social.

“Descorreización”, crisis de salubridad, pobreza y comentarios desatinados

Luego de dar la espalda a la Revolución Ciudadana de la cual fue partícipe y vicepresidente del ex presidente izquierdista Rafael Correa, Lenín Moreno conformó un nuevo bloque de poder con cambios en instituciones claves del país.

Para el profesor de la Universidad Central de Ecuador, Miguel Ruiz, no hubo proceso legítimo en lo que describió como una “persecución política y judicial de buena parte de la militancia, de la dirigencia y de los cuadros medios de la Revolución Ciudadana”.

Aunado a ello, un país afectado por las cifras alarmantes del covid-19 desde febrero de 2020, no supo llevar los hilos coherentes de una cartera de salud criticada por la opinión pública y llevada por hasta cinco ministros de salud en tan solo un año de pandemia.

El poco tino en la política sanitaria de Ecuador por parte de Moreno llevó a despedir a 2.500 empleados del sector de salud pública, así como a 572 médicos y enfermeras de todos los hospitales en medio de la pandemia, así lo informó la Confederación Nacional de Servidores Públicos (Conasep).

Las promesas vacías de Moreno comenzaron con un plan de vacunación ineficiente, así como la falsa promesa de fomentar la infraestructura sanitaria, en una nación que fue más golpeada en la provincia de Guayas, donde se vieron cadáveres en las calles y el colapso en los cementerios.

El gobierno saliente enfrentó una crisis sanitaria en medio de una enorme deuda pública, según el Observatorio de Gasto Público, con una obligación importante con el Fondo Monetario Internacional, manteniendo hasta el cierre fiscal de 2020 una deuda externa por $45.367 millones.

La deuda interna dividida entre el Banco Central, el Banco de Desarrollo del Ecuador, la seguridad social, así como por títulos de deuda, alcanzaba hasta finales del año 2020 la cifra de $17.000 millones.

En diciembre de 2020, el índice de pobreza resaltado por Instituto Nacional de Estadística y Censos se ubicó en 32,4%, y el de pobreza extrema en 14,9%, cifra que casi duplica a la reflejada en el final del gobierno de Rafael Correa.

Además de un “desmantelamiento del Estado”, según Ruiz, se vio una marcada tendencia al apego de las políticas de Estados Unidos en Latinoamérica, tras revocar el asilo al activista Julian Assange, así como un desatino verbal inapropiado y recurrente en los actos públicos de Moreno.

En el último lapso de su mandato, Moreno alcanzó niveles de aprobación y credibilidad con menos del 5%, cifras con las cuales se despidió de la Presidencia.

Video: Ahí les Va

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X