castillo fujimori

Segunda vuelta en Perú: Castillo y Fujimori se verán cara a cara en otro polémico balotaje

A tan solo semanas por definir quien relevará al presidente interino Francisco Sagasti, se registra un empate técnico entre el candidato izquierdista Pedro Castillo del partido Perú Libre, así como Keiko Fujimori, candidata derechista de Fuerza Popular.

Más de 25 millones de peruanos están convocados para el 6 de junio a un balotaje histórico de Perú, país que está inmerso en una inestabilidad política tras la destitución de Martín Vizcarra y la renuncia de Manuel Merino.

Se estima que las elecciones le otorguen al país la normalidad democrática, luego de que se haya mermado la institucionalidad desde que el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski dimitiera en 2018 durante su segundo año de mandato, evitando así un juicio político por corrupción.

Una difícil segunda vuelta y presidencia

Una primera vuelta caracterizada por lo disperso de los candidatos, así como por los electores, dejó alistados a Castillo y Fujimori para un enfrentamiento cara a cara para una difícil segunda vuelta. 

La sorpresa de la jornada vino por parte de Castillo, quien obtuvo 19% de los sufragios y el primer lugar, frente al 13,4% de los votos del segundo lugar que quedó para Fujimori.

Los peruanos divagan en una intención de voto que cada vez se achica más entre ambos aspirantes a la Presidencia. Una encuesta reciente de la consultora Ipsos señaló que Keiko tiene 48,9% de intención de voto y Castillo del 51,1%.

El dilema va entre un candidato señalado por la opinión pública como “comunista”, así como por una conocida Keiko que hereda la corrupción de su padre. Fujimori aguarda por un juicio relacionado con el lavado de dinero, que en caso de resultar victoriosa en las elecciones, quedaría en vilo.

Sea como sea, la Presidencia tendrá que asumirse en un complejo escenario, considerando que en las votaciones legislativas de abril, el Congreso compuesto de 130 escaños quedó sin mayoría absoluta de los partidos que Castillo y Fujimori representan.

Mesura y discreción

El inadvertido Castillo, candidato que ya se autodefinió como militante de la izquierda marxista, cuenta con 51 años de edad, es líder sindical y maestro rural, y quizás es por ello que allí es donde cuenta con su principal bastión electoral.

Su propuesta estipula la creación de una Asamblea Constituyente, así como la implementación de políticas liberales como la estatización de los recursos fósiles y mineros.

Criticó al sistema de Administradoras de Fondos de Pensiones, y también rechazó la legalización del matrimonio entre personas del mismo género y el aborto.

En la carrera hacia la vuelta definitiva, las críticas de la derecha hacia Castillo arreciaron en Lima, donde la favorita es Fujimori, quien se contrapone a la ideología estatista que promueve el marxista.

La mesura y discreción se ha impuesto en el reciente discurso y plan de Gobierno de Castillo, documento que remarca el respeto a las reglas del juego democrático y su compromiso por la equidad social, y que traza transformaciones progresivas de fondo.

El texto ha sido respaldado por la ex candidata presidencial de izquierda Verónika Mendoza, del Frente Amplio, quien fue la única de los contendientes de la primera vuelta en hacerlo. El resto se decanta por Fujimori.

Polémica

Es claro el respaldo mayoritario de los medios y de la élite política peruana a Keiko Fujimori. También cuenta con el apoyo del escritor Mario Vargas Llosa, quien ayudó a elevar la intención de voto a su favor.

Vargas Llosa incluso se atrevió a extenderle una invitación a Fujimori para un foro “en defensa de la libertad” a realizarse pronto en Ecuador, además de anunciar su candidatura como la única viable para Perú.

A pesar de ello, un juez le negó el viaje a Fujimori por el proceso judicial que enfrenta ante irregularidades en el financiamiento de sus campañas en 2011 y 2016, obstrucción judicial, falso testimonio, organización criminal y lavado de dinero.

El juicio quedará anulado por los privilegios que tiene un presidente, en caso de resultar ganadora en el decisivo balotaje del próximo 6 de junio.

Su padre, Alberto Fujimori, enfrenta un juicio relacionado con esterilizaciones masivas aplicadas durante su mandato, algo negado por Keiko tras alegar que solo era parte de un programa de planificación familiar.

Sensatez por la democracia

Los dos candidatos presidenciales firmaron esta semana un compromiso para respetar los derechos humanos y la libertad de expresión y de prensa, independientemente de quién sea el ganador.

También se comprometieron a que no buscarán atornillarse en el poder, respetarán sus cinco años de mandato, no agredirán a los tratados internacionales, la independencia de poderes del Estado, y la institucionalidad militar y policial de Perú.

Los días 23 y 30 de mayo representan la última oportunidad de los candidatos para acoger a más adeptos en unos esperados debates presidenciales antes de regresar a las urnas.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X