colombia duque

Marcha masiva convocada para este miércoles en Colombia, tras negativa de Duque a negociar

Las protestas en Colombia contra el presidente Iván Duque cumplen tres semanas de desarrollo, y aunque se anunció que el Comité Nacional de Paro y el gobierno negociarían una solución, lo cierto es que hay más trabas que deseos de hablar.

El Comité Nacional de Paro se enfrenta a un gobierno renuente a dar garantías en las manifestaciones, una exigencia importante para que se sienten a dialogar. “El gobierno de Duque no quiere negociar”, dijo.

Asimismo, Duque no ha querido reconocer las denuncias de abuso de la fuerza por parte de la policía, los arrestos y la presencia y uso de armas de fuego en las protestas.

Mientras tanto, Duque le solicita a los grupos de manifestantes que han bloqueado varias zonas de la nación que remuevan los bloqueos para “dar paso” al diálogo.

El lunes, Duque dio una orden para que la fuerza pública active “su máxima capacidad operacional” en los “territorios con alcaldes y gobernadores”, “para que dentro de la proporcionalidad y estricto cumplimiento de los derechos humanos, le permita a los colombianos recuperar la movilidad y bienestar”.

Cali, el centro de las protestas

Desde que comenzaron las protestas, la ciudad de Cali se transformó en su foco, y recientemente su ex alcalde, Maurice Armitage, le recordó a BBC Mundo que él pronosticó un estallido debido a que allí se acumula la crisis del país, además de la local, la pobreza y las desigualdades.

“Hoy hay 10 veces más motivos para protestar que hace cinco años”, dijo Armitage, quien calificó como “bueno” que se estén desarrollando las protestas en Colombia y que el hecho de que los estratos cinco y seis estén angustiados es señal de un cambio.

Y es que a juicio de Armitage, lo que debe cambiar en Cali y en el país es la “relación de los que tienen con los que no tienen, porque el empleo no es retribuido como debería serlo. No estamos acostumbrados a valorar a los de abajo”.

¿Qué se espera abordar en las negociaciones?

Lo que inició las protestas en Colombia fue el proyecto de la reforma tributaria planteada por Duque, la cual pretendía aumentar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los productos y servicios y sumar más contribuyentes.

Unos días más tarde, con las calles llenas de manifestantes, el gobierno anunció el retiro del proyecto, algo que fue visto con buenos ojos por parte del Comité Nacional de Paro.

Ahora, las exigencias comienzan con las garantías para las manifestaciones, remover a los militares de las ciudades, castigar a los autores de las masacres, y el desmantelamiento del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

Asimismo, se agrega el retiro del proyecto de ley de salud, así como incrementar los esfuerzos para la vacunación de todos los colombianos.

También se pide una renta básica acorde al salario mínimo de los trabajadores, así como que se proteja a la producción nacional y se le den subsidios a las pequeñas y medianas empresas.

Matrícula estudiantil gratis; prohibición de la discriminación de género, diversidad sexual y étnica; evitar las privatizaciones; y anular el decreto 1174 de 2020 que “contiene medidas regresivas en materia laboral”, de acuerdo con los gremios del país, también son parte de las solicitudes.

Por último, la organización que para este miércoles convocó a “las más grandes y pacíficas movilizaciones”, exige que se detengan los rocíos aéreos con glisofato, además de las erradicaciones forzadas de cultivos con usos ilegales.

Muertes, desapariciones, heridos y más datos

El desacuerdo entre las cifras oficiales y las del Comité Nacional de Paro sigue vigente, ya que mientras el gobierno dice que han muerto 42 personas, la organización dice que son 50.

Tanto la Fiscalía General de la Nación (FGN) y la Defensoría del Pueblo dijeron el lunes en un comunicado que 15 de los 42 fallecidos están vinculados a las protestas, siendo solo tres atribuidos a la fuerza pública.

El texto indica que 16 muertes no se vinculan a las manifestaciones, mientras que las otras 11 siguen siendo verificadas para establecer sus circunstancias.

Por otro lado, las autoridades del gobierno de Duque han señalado a un total de 395 desaparecidos en Colombia, mientras que el Comité dice que son 524.

El gobierno ha imputado a 160 personas bajo la acusación de “presuntos delitos” ocurridos entre el 28 de abril y el 16 de mayo, mientras que el Comité anunció 1.430 arrestos arbitrarios.

El Comité también ha denunciado 578 heridos, 37 casos de lesiones oculares y 21 de violencia sexual.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X