vaquita marina

Vaquita marina de México en peligro de extinción por la pesca ilegal de la “cocaína del mar”

La vaquita marina es una de las seis especies de marsopa en el mundo, y su vida podría terminar debido a la pesca ilegal de la totoaba, un pez mexicano cuya vejiga natatoria (órgano que le permite flotar) vale $85.000 en China.

“Vinieron los chinos con sus maletas llenas de dólares y compraron nuestras conciencias”, declaró Ramón Franco Díaz, presidente de una federación de pescadores de San Felipe, en la península de Baja California.

Aunque no hay algún estudio que los respalde, los chinos aseguran que la vejiga natatoria de la totoaba posee propiedades medicinales, por lo que pagan miles de dólares.

Según la ONG Earth League International, los pescadores de México obtienen una muy pequeña fracción de la venta de estas criaturas, pero al vivir en la pobreza, el negocio de la llamada “cocaína del mar” se volvió rentable.

Valeria Towns, trabajadora de la ONG mexicana Museo de la Ballena, explicó que el peligro para la vaquita marina es que los pescadores sin licencia usan redes muy extensas.

“No es fácil para los mamíferos marinos liberarse de ellas, la vaquita queda atrapada”, dijo Twons. Y lo que sucede es que la especie se sofoca y fallece ahogada.

Video: Imagen Noticias

Towns detalló que estas redes pueden formar un gran “muro bajo el agua”, y que a pesar de que están vetadas en el Golfo de California, siguen siendo empleadas.

La realidad es que la pesca comercial no se permite en un área de 1.800 kilómetros frente a la costa de San Felipe, conocida como el Refugio para la Protección de la Vaquita Marina. Pero ello no es impedimento para los pescadores ilegales.

Violencia armada en el mar

Un motín ocurrió el 31 de diciembre de 2020 en San Felipe luego de que un navío de la ONG Sea Sheperd, que removía redes de enmalle en la zona del refugio, fuera impactado por un barco de un pescador ilegal, quien murió en el suceso.

Ello condujo a que un barco de la ONG Museo de la Ballena fuera el foco de ataque de los manifestantes, pero este fue protegido por un grupo de pescadores que insistieron en que ellos no eran los enemigos.

Tras el incidente, la existencia de autoridades de seguridad ha sido prácticamente nula, lo que permite que varios grupos de pescadores ilegales se adentren en el mar para pescar a la totoaba.

“Ni una sola autoridad los detiene. Si te atreves a acercarte a ellos, te dispararían. El crimen organizado ha robado el mar de Cortés, dijo Franco Díaz.

“Ahora ves a muchos locos con armas”, declaró por su parte una persona que antes se dedicaba a la pesca de la totoaba.

¿Qué solución plantea el gobierno mexicano?

Ante la problemática, el gobierno de México ha colocado sobre la mesa dos opciones que están muy lejos de ser aceptadas por los conservacionistas de la vaquita marina, pero aclamadas por los pescadores.

La primera tiene que ver con removerle la calificación de “especie en peligro de extinción” a la totoaba, también conocida como corvina blanca, mientras que la segunda es permitir la pesca.

“El santuario es enorme. Si se mantiene la prohibición de pescar allí, los pescadores simplemente no comerían. Tenemos que avanzar hacia la legalización”, dijo Iván Rico López, miembro de un grupo de exploración del gobierno para la sostenibilidad en el Golfo.

Video: Azteca Noticias

“Queremos establecer diferentes zonas de pesca, por ejemplo, para la corvina y el camarón”, agregó Rico López.

Otra de las soluciones ha sido la compra de 3.000 redes que el gobierno asegura son menos peligrosas para la vaquita marina, pero la queja de los pescadores es que la pesca se reduce en 80%.

“Estamos buscando alternativas, pero tenemos que convencer a las comunidades: si no están involucradas en la toma de decisiones, no lo lograremos”, dijo Rico López.

Tal parece que el debate en San Felipe está entre salvar a la vaquita marina o dejar que los lugareños tengan problemas para alimentarse.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X