patentes vacunas

¿De qué va la lucha por las patentes? Riesgos de liberar las vacunas contra el covid-19

Ante la falta de consenso entre los líderes mundiales, así como la diferencia de vacunados entre los países más avanzados y los más pobres, la lucha por las patentes de las vacunas contra el covid-19 es un tema que se entrelaza con el aumento en su producción.

Tras el reciente respaldo de la administración Biden para levantar de manera temporal las patentes de las vacunas, alegando junto a otros gobiernos progresistas que así se acercará el fin de la pandemia, otros países contemplan los beneficios y riesgos.

Naciones como Alemania, oponiéndose a la liberación de las vacunas, refutan que todo se trate de una cuestión monetaria, sino más bien como una forma de cuidar la seguridad de todo el proceso de fabricación.

Desacuerdo y problema

Como dicta el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, las distintas invenciones en medicamentos, incluido el desarrollo de la vacuna contra el covid-19, están cubiertas por patentes.

La legalidad de este recurso es para evitar copias, pero además de ello es para fomentar la innovación con dinero obtenido a través de los medios que otorga una patente.

El argumento de una propuesta hecha en otoño de 2020 ante la Organización Mundial del Comercio por India y Sudáfrica, se basa en que la patente de la vacuna debe eximirse de propiedad intelectual alguna para que fabricantes locales las puedan replicar en masa, dado que son tiempos de crisis.

Las reacciones de las farmacéuticas contra las propuestas de liberar la propiedad intelectual provinieron de la Unión Europea, Reino Unido y, de forma inicial, de Estados Unidos.

La objeción a esta idea responde a la disuasión de la innovación en la investigación científica, así como una erosión de los ingresos financieros como consecuencia de que no se ponderen los elevados costos de la vital etapa de investigación y desarrollo para crear vacunas.

Contestando al argumento de que es solo por dinero, el laboratorio AstraZeneca está ofreciendo vacunas a precio de costo.

Productores de vacunas de distintas naciones dicen que tan solo renunciar a las patentes no hará la diferencia ni resolverá mucho, y que esto sería como entregar una receta sin instrucciones e ingredientes.

Peligros a considerar

Las farmacéuticas, las cuales no incluyen la cobertura de las instrucciones específicas del proceso de producción, temen por la aparición de problemas relacionados con la calidad, eficacia, seguridad y falsificación.

Añadieron que Moderna descartó procesar a quienes infrinjan su patente, pero aún nadie lo hace.

Vacunas como las de Pfizer y Moderna, las cuales son de tipo ARNm, requieren tecnología tan sofisticada que solo ciertos científicos saben manejarlas para crear los inmunizantes. 

De igual manera, se requiere de ciertas materias primas que escasean, sin contar el proceso de producción desarrollado en 10 años con la verificación correcta de los sitios de producción, según lo dicho por la empresa BioNTech, asociada con Pfizer.

¿Cuáles son las opciones?

Aunque previamente afirmó que presionar a los países más ricos para que exporten más vacunas era la mejor opción en el corto tiempo, la Unión Europea ahora está abierta al diálogo.

Por su parte, Reino Unido fijó su postura a favor de las licencias voluntarias, tal como el trabajo en conjunto del Instituto Serum de India y Oxford-AstraZeneca, así como que la OMC siga supervisando las reglas del juego y apoye asociaciones similares.

Según Covax, los gobiernos pueden optar por aplicar una licencia obligatoria a los fabricantes de vacunas para difundir sus conocimientos y supervisar la producción. Sin embargo, en ese caso habría que compensar a dichas compañías.

Biden

El cambio de decisión expresado el miércoles por el presidente Joe Biden, con respecto a la posición inicial de EE UU, ocurrió luego de la reunión entre los grandes fabricantes de vacunas y la representante comercial de EE UU, Katherine Tai.

¿Se trató de una táctica de persuasión para que los fabricantes cooperen para impulsar la producción de vacunas de forma voluntaria o por un precio reducido? Esa interrogante queda a respuesta de los especialistas en comercio internacional.

¿Qué pasará ahora?

Sin el respaldo de otros países clave, como por ejemplo Alemania, los próximos pasos a seguir auguran lentitud dentro del consenso de la OMC para tomar decisiones.

De todas maneras, las discusiones deberían allanar la vía para un compromiso global que conduzca al mejor de los escenarios para poder vacunar a la población mundial sin ponerla en mayor riesgo, y así poner fin a la pandemia del covid-19.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X