representantes

Casi $6.000 millones: las controvertidas solicitudes de fondos de representantes del Congreso de EE UU

Un financiamiento de casi $6.000 millones para Proyectos de Financiamiento Comunitario es lo solicitado por representantes demócratas y republicanos del Congreso para realizar, por ejemplo, un “programa de meditación y yoga restaurativo” en el estado de Nueva Jersey, según un estudio de Fox News.

Hay representantes que buscan fondos necesarios para el sistema de salud, transporte y educación de Estados Unidos, pero otros planean destinar los recursos a un “circuito fitness y pickleball” para Orange, estado de California.

También se piden $250.000 para la ampliación de la biblioteca de la exprimera dama Michelle Obama en California; $2 millones para una colección de arte en el Museo de California, así como $1.5 millones para Wi-Fi gratis en el estado; y $250.000 para un edificio de artes escénicas en Florida.

Brad Schneider, representante demócrata de Illinois, solicitó la suma de $3.75 millones para que el Museo Waukegan Carnegie sea reparado, alegando que se favorecerá a la cultura.

220 demócratas y 106 republicanos conforman los pedidos de fondos para los proyectos comunitarios, de los cuales los menos necesarios son los más costosos.

Otro de los proyectos es hacer restauraciones del Jardín Japonés de Portland, por $1.750.000.

Uno de los planes más controvertidos es un programa de $742.000 para Nueva York en el que se tratará el “racismo, la discriminación de género y prejuicios culturales”. También se contempla el gasto de $166.000 para un programa de equidad en la Universidad Lincoln, Pensilvania.

La organización Parenthood, planes de cambio climático y el arte público también están dentro de los varios millones de dólares que se pretenden usar.

Casos de corrupción

El Congreso de EE UU implementó la prohibición de fondos para los representantes en 2011 luego de que se conociera que el exrepresentante demócrata por Pensilvania, Chaka Fattah, tomó sus asignaciones para lavar dinero de contribuyentes de una organización sin fines de lucro.

Video: CBS Filadelfia

Asimismo, de acuerdo con Heritage Foundation, el exrepresentante republicano por California, Duke Cunningham, fue receptor de $2.4 millones en sobornos. Además, vivía en un yate de un contratista de Defensa.

Es por ello que desde ese entonces, tanto los republicanos como los demócratas han tratado de que el Congreso vuelva a emitir asignaciones, y lo lograron el pasado 26 de febrero.

Sin embargo, para ser elegibles, el dinero solicitado debe estar destinado a una organización sin fines de lucro o a un distrito, habrá un número máximo de solicitudes, y los fondos no deben sobrepasar el 1% del gasto discrecional.

Las nuevos requisitos fueron colocados por Rosa DeLauro, presidenta del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, quien además estableció que ni los representantes ni sus familias deben poseer algún “interés financiero” en los proyectos comunitarios.

Detractores de las asignaciones

Ante estas solicitudes de fondos, personalidades de la política como Marco Rubio, senador republicano por Florida, ha dicho que el Congreso ofreció en el pasado varias “asignaciones imprudentes”, lo que representó un “abuso de la confianza y la fe del pueblo estadounidense”.

Asimismo, Katie Porter, representante demócrata por California, denunció ante The Wall Street Journal que las asignaciones deben quedar en el pasado. “Deberían quedarse en el basurero de la historia”, dijo.

El monto exorbitante de las solicitudes ocurre cuando la administración de Joe Biden ha establecido un nuevo récord de gastos con sus tres proyectos de ley.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X