padre hijo

Padre busca permiso para casarse con su propio hijo en Nueva York

Ante el deseo de casarse con su hijo, un padre que vive en Nueva York alega a la “autonomía individual” en contraposición de la práctica incestuosa y ahora está demandando para revocar las leyes de la ciudad que rechazan el incesto.

El padre solicitó permanecer en anónimo durante la denuncia porque busca el derecho legal a “una acción que un gran segmento de la sociedad considera moral, social y biológicamente repugnante”, según documentos judiciales recopilados por el diario New York Post y expuestos a principios de mes en la Corte Federal de Manhattan.

“A través del vínculo duradero del matrimonio, dos personas, independientemente de la relación que pudieran tener entre sí, pueden encontrar un mayor nivel de expresión, intimidad y espiritualidad”, argumentó el padre en la demanda presentada el 1 de abril.

La presentación brinda una mínima imagen de los posibles recién casados, sin especificar sus edades, géneros, lugar de origen o la naturaleza de su relación.

“Los cónyuges propuestos son adultos. Los cónyuges propuestos son padre biológico e hijo. Los cónyuges propuestos no pueden procrear juntos”, dice la presentación.

Incesto en Nueva York: delito grave

Según la ley neoyorquina, el incesto es un delito grave de tercer grado y punible con hasta cuatro años de prisión, además de aplicar multas a los cónyuges y considerar como “nulo” cualquier matrimonio incestuoso.

Según la Oficina del Secretario de la ciudad, en los cinco condados de Nueva York se requiere de los cónyuges potenciales la enumeración de sus padres biológicos y la comprobación de que no hay algún otro impedimento legal para el matrimonio.

“Sufriría daño emocional”

El padre enamorado, al mirar a su propio hijo, afirmó que quiere pedirle matrimonio, pero que “sufriría daño emocional” si lo hiciese mientras las actuales leyes continúan.

Tal y como citó el New York Post: “el padre quiere caminar por el pasillo en la ciudad de Nueva York y le está pidiendo a un juez que declare las leyes inconstitucionales e inaplicables en su caso, que la demanda denomina ‘Paacnp’ para parejas de ‘padres e hijos adultos no procreables’”.

“Las parejas de padres e hijos adultos para quienes la procreación es virtualmente o literalmente imposible pueden aspirar a los propósitos trascendentes del matrimonio y buscar la plenitud en su más alto significado”, argumentó el padre, afirmando que “disminuiría su humanidad” si fuera incapaz de casarse con el niño que concibió.

“Nunca volará”

El abogado de derecho matrimonial y de familia radicado en Manhattan, Eric Wrubel, duda que el incesto alguna vez se popularice en la cultura, y le aseveró al New York Post que “nunca volará”.

“Lo más cerca que puedes estar es Woody Allen, y esa no era su hija, era una niña adoptada a quien nunca adoptó y todavía le revuelve el estómago a la gente”, añadió Wrubel.

El caso del cineasta Woody Allen con su hija adoptiva proveniente de Corea del Sur, Soon Yi-Previn, estalló ante una prensa internacional que nunca supo responder bien a la pregunta planteada entonces por varias personas: “¿qué sentido tiene adoptar si lo que se pretende es cometer incesto con su propia hija adoptiva?”.

“Hay casos conocidos de padres que se separan de sus hijos en la infancia, solo para reunirse décadas después y volverse románticos”, dijo Sylvia Law, profesora de la facultad de derecho de la Universidad de Nueva York, al New York Post.

Precedente unánime

En el año 2014, el New York Post informó sobre el fallo unánime del tribunal más alto del estado que legalizó entonces un grado de incesto entre un tío y su sobrina. El juez de la Corte de Apelaciones de aquella ocasión, Robert Smith, explicó que tales uniones eran legales en la Nueva York de 1890 y que Rhode Island las autoriza.

Huyen Nguyen, ciudadana vietnamita que entonces tenía 34 años de edad, fue quien presentó el caso apelando a un fallo de un juez de inmigración sobre su matrimonio con el medio hermano de su madre, Vu Trong, de 38 años, tras haber sido declarado oficialmente inválido en el año 2000 y quien se enfrentaba a la deportación de EE UU.

Normalización de la desviación sexual

Parafraseando a la periodista Amanda Prestigia del diario británico Daily Wire en el año 2016, algunas publicaciones de extrema izquierda han sido osadas con la normalización de la desviación sexual como el incesto.

Publicaciones como las de Salon, intentando de forma atroz normalizar la pedofilia, o como la de The Telegraph, exaltando la normalidad de los sentimientos de atracción sexual genética y a favor de no juzgar ante la tolerancia característica de los medios de izquierda, son parte de los ejemplos de Prestigia.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X