Patrisse Khan-Cullors

BLM: cofundadora Patrisse Khan-Cullors y sus propiedades de $3.2 millones

De acuerdo con registros de propiedad, Patrisse Khan-Cullors, cofundadora de 37 años de edad del movimiento Black Lives Matter, posee cuatro inmuebles de lujo en Estados Unidos que combinados tienen un valor de $3.2 millones.

Khan-Cullors, quien se autodefine como marxista, compró en marzo una granja por $1.4 millones en Malibú, ciudad de Los Ángeles, de 1 acre de extensión y que contiene dos casas, una de las cuales tiene 2.370 pies cuadrados, techos altos, claraboyas y múltiples ventanas que dan hacia el Cañón de Topanga.

Esa residencia fue comprada por la activista a través de una sociedad de responsabilidad limitada que está bajo su poder, de acuerdo con Dirt, un blog de inmuebles que notificó la compra.

En 2020, Khan-Cullors y Janaya Khan, su esposa, adquirieron una propiedad por $415.000, que según un listado de bienes raíces es un rancho personalizado de 3.2 acres rurales en Conyers, estado de Georgia.

El inmueble incluye un hangar para un avión privado, un apartamento tipo estudio y un terreno de 2.500 pies. Asimismo, tiene una “pista pavimentada/con césped para estacionar pequeños aviones”.

El lugar tiene tres cuartos, dos baños, una piscina cubierta y lo que fue descrito en un listado como “una tienda de vehículos recreativos” donde se puede colocar un avión pequeño.

En el año 2016, Patrisse Khan-Cullors se compró una casa por el precio de $510.000 (ahora vale $800.000) de tres habitaciones y baño y medio en Inglewood, Los Ángeles. Khan-Cullors introdujo en 2020 a su esposa en un fideicomiso familiar.

En 2018, la activista adquirió otra casa, esta vez de cuatro habitaciones y de 1.725 pies cuadrados en el sur de Los Ángeles en una comunidad de diversas etnias. Khan-Cullors pagó $590.000, y los registros públicos señalan que ahora está valorada por $720.000.

¿Más posesiones?

Una fuente de bienes raíces le comentó a The Post bajo anonimato que en 2020 Khan-Cullors y su pareja fueron vistas en las Bahamas buscando una nueva propiedad en la comunidad turística de élite de Albany.

La comunidad posee una extensión de 600 acres y está junto al mar, tiene un puerto deportivo privado, un campo de golf y casas adosadas de cerca de 8.000 pies cuadrados, compuestas por seis habitaciones, una sala multimedia y vistas al puerto deportivo.

De acuerdo con un empleado de Albany, que decidió hablar bajo anonimato, “la gente que compra en Albany está comprando su cuarta o quinta casa. Esta no es una residencia de segunda. Es extremadamente lujosa y la gente viene aquí para tener una privacidad total y completa”.

De hecho, según The Post, artistas como Justin Timberlake y el golfista Tiger Woods tienen casas en Albany. Un agente de bienes raíces local dijo que una residencia en ese lugar cuesta entre $5 y $20 millones.

Actualmente no hay información que indique si Khan-Cullors compró una casa en Albany o no.

Reacciones de otros activistas

Ante la revelación de los gastos en propiedades de la cofundadora de Black Lives Matter, el director de Black Lives Matter Greater New York City, Hawk Newsome, solicitó que se investigara de manera independiente la forma en que el grupo usa sus fondos.

“Si andas llamándote socialista, tienes que preguntarte cuánto de su dinero personal se destina a causas benéficas. Es realmente triste porque hace que la gente dude de la validez del movimiento y pase por alto el hecho de que son las personas las que llevan este movimiento”, dijo Newsome.

Khan-Cullors firmó un contrato multiplataforma con Warner Bros. Television Group en octubre de 2020 para colaborar en la producción de material “para voces negras que históricamente han sido marginadas”. Actualmente no se ha informado sobre qué cantidad de dinero le fue entregado por el acuerdo.

Un poco del origen de Patrisse Khan-Cullors

En When They Call You a Terrorist, su memoria publicada, Patrisse Khan-Cullors detalla que su infancia se desarrolló en un proyecto de viviendas que compartió con dos hermanos y una hermana menor, cerca del vecindario que describe como “predominantemente blanco”, Sherman Oaks.

Ella y sus tres hermanos fueron educados por su madre soltera, la cual trabajaba durante 16 horas al día para mantenerlos.

Luego, según explica la activista, se mudó a “un edificio de dos pisos de color canela donde la pintura se está pelando y donde hay una puerta que no cierra correctamente y un sistema de intercomunicador que nunca funciona. El único lugar en mi barrio para comprar comestibles es un 7-Eleven”.

En su juventud descubrió el marxismo, afirmando que su fascinación “comenzó en el año en que cumplí doce. Ese fue el año en que aprendí que ser negra y pobre me definía más que ser brillante, esperanzada y lista”.

En 2013 obtuvo reconocimiento público cuando ella y otros activistas crearon y usaron el hashtag #BlackLivesMatter y realizaron manifestaciones ante el veredicto de inocencia contra George Zimmerman, quien asesinó al adolescente desarmado Trayvon Martin en Florida.

Luego, BLM volvió a aparecer en escena en 2020 luego de la muerte del afroamericano George Floyd, quien falleció después de que un policía de Minneapolis se arrodillara sobre su cuello mientras lo detenía.

En ese año, varias donaciones realizadas por empresas y personas llegaron hasta los bolsillos del movimiento.

En febrero de este año, BLM le detalló a The Associated Press que obtuvo la suma de $90 millones en 2020, de los cuales $21.7 millones fueron dirigidos a fondos de ayuda para 30 grupos bajo el mando de afroamericanos.

Sin embargo, todavía no se sabe cuál es el salario de Patrisse Khan-Cullors, cuyas finanzas están divididas en entidades sin fines de lucro y otras con fines de lucro. Además, tampoco se conocen las cifras que recibe BLM de parte de los donantes exageradamente adinerados.

Black Lives Matter Global Network Foundation, organización sin fines de lucro fundada por Khan-Cullors y la activista Kailee Scales, tiene “la misión de erradicar la supremacía blanca y construir poder para intervenir en la violencia infligida a las comunidades negras”.

BLM no goza de una exención de impuestos federales, y las contribuciones que recibe pasan a través de organizaciones como ActBlue Charities y Thousand Currents, las cuales se encargan de administrar el dinero.

También nació BLM Global Network, una red con fines de lucro que no tiene la obligación legal de decir cuánto gasta, gana, o paga a sus ejecutivos.

“Necesitamos firmas negras y contadores negros que vayan allí y averigüen a dónde va el dinero. Agregó que su grupo no recibe ningún apoyo financiero de BLM Global Network”, dicen varios de los miembros de BLM en Nueva York que critican que no haya transparencia.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X