teoría crítica de la Raza

Maestros filtran video de imposición de la Teoría Crítica de la Raza en Virginia

Video: Yale Youth Ministry Institute

Un grupo de maestros filtró un video a The Daily Wire como evidencia de la presión hacia educadores de las Escuelas Públicas de la Ciudad de Virginia Beach (Vbcps, por sus siglas en inglés) para impulsar y promover la Teoría Crítica de la Raza (CRT) en sus alumnos.

“Avance de la equidad a través de la reflexión continua: autoevaluación”, es el título de un curso que un profesor tildó de “lavado de cerebro radical con CRT”, el cual dura 22 minutos y fue dirigido a profesores de artes del lenguaje en 2020.

La denuncia es que los maestros que recibieron la capacitación fueron enfrentados a declaraciones radicales, técnicas de adoctrinamiento de culto y a cómo una inseguridad inducida los convertía en activistas radicales.

En el material audiovisual le es solicitado a los educadores poner en práctica la confrontación de sus “colegas racistas” ante afirmaciones como “todos son iguales en mi clase”, un comentario que es aparentemente ofensivo.

La fuente explicó que un facilitador le dijo a los involucrados que “este trabajo puede no ser llave en mano, de hecho, ni siquiera está destinado a serlo. Es nuestro trabajo”.

Luego, en el minuto cinco del video, el facilitador reveló el objetivo de la capacitación, el cual es la “reflexión continua”. “Vayamos aún más profundo. Necesitamos autoevaluarnos críticamente mediante un examen continuo de nuestros sesgos implícitos y explícitos”, dijo el facilitador.

Similitud con las sectas

El informe de The Daily Wire explica que la técnica de reflexión continua, acerca de un tema, es repetidamente utilizada por las sectas, quienes se aprovechan de la afectación de las convicciones de sus miembros para manipularlos.

La afirmación en este caso es que las personas, al encontrarse en una constante y profunda duda sobre sí mismas, son afectables a nivel psicológico. Sin necesidad de que sea un culto, esta técnica puede usarse en movimientos ideológicos como la Teoría Crítica de la Raza.

El video continúa detallando que el primer paso que deben lograr los profesores es el reconocimiento del sesgo, y que están ante una “bifurcación en el camino” y deben tomar acción. Según la fuente, esa acción se traduce en realizar un conteo racial en cada área de la vida, además de plantear interrogantes intrapersonales sobre “delitos de pensamiento”.

Video: Homewood Health

“En nuestro nuevo trabajo juntos, vamos a hablar sobre lo que podemos hacer cuando, en las conversaciones, ocurren estos prejuicios”, dice el facilitador en el video.

En el material se enumeran algunos de los prejuicios: género, religión, orientación sexual y discapacidad.

De manera clara, el facilitador anuncia que el foco de la inducción es la raza. “Esta es nuestra oportunidad de apoyarnos y lidiar con nuestra incomodidad y lidiar con lo que significa tener un sesgo”, explica el moderador.

La fuente del video señaló que la palabra “lidiar” es utilizada en los entrenamientos de CRT para que las personas “interroguen” sus convicciones. En esta inducción el propósito era que los maestros “desarraigaran sus fundamentos morales” al sentirse inestables.

Nueva definición de “sesgo”

El facilitador ahora le da a los profesores una nueva definición de lo que es el “sesgo”, a través de un “juego de manos retórico”.

De acuerdo con esta persona, el sesgo “es la idea de que algunas ideas o personas son mejores que otras”. Esto hace que se entienda que una persona es responsable de su prejuicio, si es que piensa que una idea es mejor que otra.

Posterior a ello, el facilitador explica los tipos de sesgos, enfocándose en el sesgo implícito, y describiéndolo como “creencias sobre los demás o ideas que están fuera de nuestra conciencia”. También dice que este sesgo se presenta de manera oculta.

Video: Concejalía de Igualdad. Ayuntamiento de Cartagena

Ante ello, el moderador pregunta cómo se podría abordar el sesgo implícito, y para responder coloca un video llamado: ¿Racista? ¿No es racista? ¿Antirracista?

Ese material indica que no ser racista y ser antirracista son diferentes cosas, explicando que no ser racista es “presenciar que alguien ataca y simplemente quedarse al margen, diciendo ‘no fui yo'”. Por otro lado, dice que ser antirracista es hablar y actuar para que un ataque no vuelva a suceder”.

Acuerdo y desacuerdo

Los oradores que aparecen en el video de capacitación sobre la Teoría Crítica de la Raza, según lo informado por The Daily Wire, actúan de manera tranquila, agradable y seria.

El texto explica que esos oradores mencionan afirmaciones morales con tonos de verdad y falsedad, haciendo que el que recibe la inducción presente una tensión moral, sobre todo si es una persona blanca, sintiéndose bien si está de acuerdo con el orador, y avergonzándose cuando está en desacuerdo.

Es ese conflicto interno en el que se mezcla el sentirse bien, con la vergüenza, y el acuerdo y desacuerdo, lo que origina la inseguridad moral de la personas, en este caso de los maestros, y los empuja a necesitar la aprobación del orador.

Una facilitadora colocó el siguiente ejemplo de ello: “cuando la mayoría de la gente piensa en racismo… piensan en el KKK, o piensan en la esclavitud. Cuando esa es tu percepción… es muy fácil decir ‘bueno, yo nunca haría eso’… lo cual es válido, pero tiene más matices que eso”.

Video: RT en Español

En esa muestra, la facilitadora hizo un afirmación falsa y otra verdadera, y las unifica. Además, al decir “la mayoría de la gente”, también está colocando a los espectadores en la “posición tóxica de ‘nosotros contra ellos'”.

Un mensaje a los espectadores negros

Otro facilitador se dirige a los maestros negros del grupo y les siembra un mensaje de “desconfianza mutua”, un objetivo marxista: “la mayoría de la gente blanca no siente empatía contigo. Son infantes morales que te oprimen por su ignorancia, y tu única opción es asumir la fatigosa tarea de intentar educarlos”.

Ante ese mensaje, el informe de The Daily Wire dice que es imposible que alguien salga de un entrenamiento de la Teoría Crítica de la Raza con moral y humanidad.

“Por supuesto que soy racista”

Cuando llega el minuto 9, aparece una mujer calva que el diario llamó “El Gran Jefe”, la cual habla con gran autoridad y emite un consejo de liberación de tensión: “una de las cosas más liberadoras que puede hacer cualquier persona blanca es simplemente decir ‘por supuesto que soy racista'”.

“¡Nuestra sociedad habla de racismo! Se ha hablado de racismo desde que nacimos, así que, ¡claro que eres racista! ¡La idea de que este manto de ideas ha caído sobre la cabeza de todos excepto la tuya es un pensamiento mágico!”, añadió la mujer de mediana edad.

Luego de ello, El Gran Jefe arroja tres consejos más:

“Estas cosas nunca cambiarán hasta que las personas se sientan cómodas con estas conversaciones incómodas. Tienes que hacerlo”.

“Tener estas conversaciones con miembros de la familia que albergan creencias tóxicas sobre los negros es la diferencia entre no racistas y antirracistas”.

“No hacer nada es afirmar el status quo de que algunos cuerpos reciben recursos, acceso, oportunidades y otros cuerpos son literalmente asesinados”.

La mujer también cuestiona el pensamiento de “todos somos iguales”, y expresa: “pregúntate, ¿es igual tu estantería? ¿Los restaurantes a los que vas son iguales? ¿Los médicos y profesionales que contrata en su vida son iguales?”.

Según El Gran Jefe, la CRT tiene un camino hacia la redención que permite “cambiar las cosas”, llamado “la conciencia del color”, lo que implica realizar un conteo racial de todo lo que existe en la vida.

Más reflexión

Luego de la intervención de la mujer, el facilitador le muestra a los maestros varios mensajes de reflexión, entre los cuales destacan los siguientes:

  • “Soy vulnerable acerca de mis prejuicios y lagunas de conocimiento”.
  • “Me siento con mi incomodidad”.
  • “Cedo posiciones de poder para aquellos que de otro modo están marginados”.

Ante ello, se le pide a los profesores que internalicen en qué parte “de ese trabajo” están actualmente, para luego involucrarlos en un juego de rol en el que tendrán que hacer frente a sus colegas sobre el racismo.

Posterior a eso, los participantes del entrenamiento en Teoría Crítica de la Raza son “liberados” para practicar el antirracismo.

Estas inducciones poco a poco se han estado extendiendo hacia otros distritos escolares, obligando a los educadores a someterse a ellas, si es que quieren seguir trabajando o recibir promociones de cargo.

Según lo reflejado en documentos de denunciantes de las Escuelas Públicas de la Ciudad de Virginia Beach, ahora es esencial que un profesor obtenga una insignia en “Enseñanza culturalmente receptiva” para ser reconocido por la administración de su escuela.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X