plan biden

“Caballo de Troya”: Plan de Empleo Americano de Biden es atacado por los republicanos

Video: CNBC Television

El miércoles, Joe Biden, presidente de Estados Unidos, realizó la descripción de su proyecto de ley de infraestructura valorado en $2.25 billones, luego de ello un grupo de senadores del Partido Republicano manifestaron su rechazo contra el plan y comenzaron a atacarlo.

Entre las personas de ese grupo, se encuentran algunos de los que quisieron respaldar al líder demócrata en el proyecto de estímulo del covid-19. Ahora, es probable que el Partido Demócrata deba realizar una reconciliación presupuestaria si quiere que sea aprobado el plan de Biden sin tomar en cuenta a los republicanos.

Por su parte, Rob Portman, senador republicano por el estado de Ohio, señaló: “apoyo la mejora de las viejas carreteras, puentes, puertos y otra infraestructura de Estados Unidos. Y podemos hacerlo de manera bipartidista”.

Sin embargo, Portman afirmó que este plan es extremadamente costoso y que, al contrario de lo que promulga Biden, su enfoque no es hacia la infraestructura.

Al respecto, declaró que “el plan del presidente exige una inversión de $620 mil millones en infraestructura de transporte. Sin embargo, el total se dispara a $3 billones con la inclusión de estas amplias prioridades políticas que están muy lejos de lo que alguna vez hemos definido como infraestructura”.

Asimismo, argumentó que la Casa Blanca usa la infraestructura como excusa para agregar gastos para la atención médica, desarrollo de la fuerza laboral, además de investigación y desarrollo.

Más críticas

Otra de los senadores republicanos que se unió al rechazo del plan de infraestructura fue Shelley Capito, de Virginia del Oeste, quien dijo que el proyecto sobrepasa lo que se define como “infraestructura”, y que el Senado está realizando negociaciones entre miembros de los partidos.

“La propuesta de ’empleos’ del presidente Biden es un claro intento de transformar la economía al promover prioridades progresistas de una manera sin precedentes. La propuesta reduciría agresivamente el uso de los recursos energéticos tradicionales y eliminaría los empleos bien pagados en Occidente. Virginia y en todo el país. Quizás lo peor de todo es que cargaría a la economía estadounidense con aumentos de impuestos a medida que nuestro país intenta recuperarse de las dificultades económicas”, agregó Capito.

Por otro lado, el republicano por Kentucky, Mitch McConnell, expresó su preocupación ante la deuda nacional que ha contraído Estados Unidos, primero por la pandemia del covid-19 y ahora con el plan de Biden.

“Espero que no estemos empezando a tener el hábito de que cada vez que queramos hacer algo, llámelo emergencia nacional, salgamos corriendo a aumentar la deuda nacional”, criticó McConnell.

Asimismo, detalló que la deuda de EE UU es de $27 billones, mismo monto de su economía. “Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo McConnell.

El Plan de Empleo Americano de Biden será pagado, según la Casa Blanca, con el aumento de impuestos corporativos del 21% al 28%, lo que es incluso más alto que en el caso de China (25%).

“Caballo de Troya”

Según McConnell, el proyecto de ley de Biden es un caballo de Troya para EE UU, argumentando que este plan “no se trata de reconstruir la columna vertebral de Estados Unidos. Menos del 6% de esta propuesta masiva se destina a carreteras y puentes”.

Realmente, de los $2.25 billones solo se destinan $115 mil millones para la modernización de puentes, carreteras, caminos y calles principales.

“Contiene prioridades radicales de la extrema izquierda como atacar las protecciones del derecho al trabajo de los obreros estadounidenses, un gran favor para los grandes jefes laboristas”, alarmó McConnell.

La defensa de Biden

De acuerdo con el presidente de 78 años de edad, su plan permitirá que EE UU construya su economía “de abajo hacia arriba y del medio hacia afuera, no de arriba hacia abajo”, y que se reconstruirá a la clase media con inclusión de religión y color, sin importar el origen.

También dijo que 32.186 kilómetros de carreteras, caminos y calles principales serían modernizadas, así como también se arreglarían un total de 10 puentes “más importantes económicamente” de EE UU.

Green New Deal

Algo que también fue mencionado por los republicanos, como Bill Hagerty, de Tennessee, es que Biden está usando la excusa de la infraestructura para promover el Green New Deal, “utilizando el dinero de los contribuyentes de Tennessee que trabajan duro”.

Por su parte, Ted Cruz, republicano por Texas, dijo que “este plan de dos billones de dólares es realmente sólo el Green New Deal-lite disfrazado de plan de infraestructura. El presidente Biden está tratando de cumplir su promesa de transformar la economía obrera de Estados Unidos en una economía verde”.

Lo que se conoce como Green New Deal es una agrupación de propuestas políticas que apoyan el abordaje de temas como el calentamiento global y la crisis económica.

Acuerdo bipartidista

El miércoles, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, declaró para Msnbc que entre los planes de Biden está trabajar en conjunto con los republicanos para llegar a un acuerdo bipartidista acerca del plan de infraestructura.

“Damos la bienvenida a las ideas. Si los republicanos tienen ideas, otros demócratas tienen ideas sobre diferentes formas de pagar este paquete, sobre diferentes formas de lograr los objetivos, estamos muy abiertos a eso. Así que creo que eso también será parte del proceso”, explicó Psaki.

Video: Msnbc

Sin embargo, la ayuda del Partido Republicano supondría varios cambios en el plan, algo que tendría que darse por parte de los demócratas si quieren que este sea aprobado con la votación de los republicanos.

Mientras eso está por verse, el Partido Demócrata se alista para utilizar ante el Congreso la reconciliación presupuestaria, lo que les permitiría autorizar el proyecto de ley sin el apoyo de los republicanos.

Los demócratas ya tomaron ese camino con el plan de estímulo por covid-19 de Biden.

Al respecto, Chuck Shumer, líder de la mayoría demócrata, dijo que su partido está en proceso de presentar ante el Senado una disposición en la ley que permite la reconciliación presupuestaria, y que le daría al Congreso el poder de enmendar cualquier propuesta de ley de reconciliación antigua.

De aprobarse esa laguna legal, los demócratas lograrían la firma del plan de Biden, así como triplicar las reconciliaciones.

Shumer también promocionó que se apruebe un “plan grande y audaz”, en referencia al proyecto de ley de Biden.

Entre los demócratas que no quieren aceptar la reconciliación está el senador Joe Manchin, de Virginia, quien dijo que no accedería hasta que su partido intente, al menos, negociar con los republicanos.

“No estoy dispuesto a entrar en la reconciliación hasta que al menos demos el bipartidismo, o nos pongamos a trabajar juntos, o permitamos que el Senado haga su trabajo. Simplemente asumiendo que ‘oye, nunca trabajarán con nosotros…’ No se suscriba a eso”, declaró Manchin ante NBC.

“No es necesario que vayamos a la reconciliación hasta que el otro proceso haya fallado. Eso significa el proceso normal de un comité, una audiencia, enmiendas”, dijo Manchin.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X