personas sin hogar

¿Al límite? Parques desatendidos en Seattle y repletos de personas sin hogar

Video: KING 5

Luego de las fuertes nevadas registradas durante el invierno pasado y en medio de la pandemia por coronavirus, la ciudad de Seattle vive uno de los episodios más oscuros relacionados con el asentamiento de personas sin hogar.

En los ochos meses que ha durado una invasión de personas sin hogar en Denny Park, las consecuencias incluyen: un intento de quemar vivo a un oficial en su vehículo de patrullaje, más de 60 llamadas al 911, 10 incendios premeditados, cinco incidentes de violencia doméstica, cuatro asaltos y hasta tres delitos sexuales relacionados a este caso.

En un artículo escrito por el periodista conservador de Fox News, Jason Rantz, se criticó la falta de voluntad de los funcionarios de Seattle para el despeje de un gigantesco campamento central de personas sin hogar. 

“¿Parece esto razonable? ¿Es esto anteponer la seguridad pública?”, cuestionó Rantz, quien percibió que a pesar de la historia de Seattle por sus parques y el alto precio de los contribuyentes por el mantenimiento de los espacios verdes, la ciudad ha echado a la suerte a sus residentes.

Miedo y uso de drogas al aire libre

La desidia de las autoridades locales ha devenido en el apoderamiento de los espacios públicos por parte de personas sin hogar, desatendidas según Rantz, luego del implacable periodo invernal, así como de montones de adictos y desechos por todas partes.

Hasta ahora, los funcionarios de Seattle no han ubicado ni trasladado a la gente en refugios, mientras que, según Rantz, han afirmado falsamente que no hay ningún lugar adonde puedan ir las personas sin hogar.

“Pero lo que es más importante, aunque el espacio no siempre es lo que piden las personas sin hogar, hay refugio disponible”, afirmó Rantz, quien añadió que su “compasión deja a la gente sufriendo en las calles”.

Denny Park

Denny Park no es cualquier parque, se trata del más antiguo de la ciudad de Seattle, el cual se contrasta con su otrora versión y se ha visto abrumado por personas sin hogar en medio de la pandemia de covid-19.

“Los residentes cercanos están tan preocupados por su seguridad que ya no entran al parque”, dijo Tim Gaydos, fundador de Friends of Denny Park, en el programa de radio de Rantz.

“Les roban sus cosas con regularidad, les roban sus autos todas las noches. Y dicen que la actividad criminal en los últimos meses se ha disparado en ese vecindario en Denny Park”, señaló Gaydos.

Una polémica decisión del Ayuntamiento de Seattle, en la que eliminó a un Equipo de Navegación, compuesto por trabajadores sociales y elementos policiales que servían de puente entre los recursos y las personas sin hogar, hace comprensible para Rantz por qué parques como Denny Park han sido invadidos por docenas de tiendas de campaña.

Mientras que la autoridad local se rehúsa a actuar con firmeza, los residentes locales se han quejado ante la inseguridad por la agresividad y actitud violenta mostrada por las personas sin hogar, muchas de ellas con problemas mentales.

La televisión local transmitió la queja de un residente cercano, indicando que “para dispersarlos o eliminarlos, la Policía de Seattle me dijo hace un par de días que su única opción es esperar a que suceda algo más violento antes de que puedan firmar esa orden. Por lo tanto, no entiendo la lógica en esperar un asesinato”.

Rédito político, impuestos comerciales y fondos federales

El identificado como “demócrata laboral”, Andrew Lewis, concejal de la ciudad de Seattle, anunció el pasado lunes un plan que incluye la añadidura de $12 millones a un plan ya existente de $30 millones para crear refugios para personas sin hogar en la ciudad.

Rantz, de 39 años de edad, se cuestionó sobre el aprovechamiento de la situación para conseguir más dinero proveniente de fondos federales, así como rédito político al impulsar la política de viviendas subsidiadas, alineada a la ideología progresista.

Una muestra de ello es la existencia de grupos como King County Equity Now, los cuales desean viviendas subsidiadas permanentes, que según Rantz están aparentemente contentos con la vida sin hogar en las calles e ignorando las adicciones y enfermedades mentales que padecen.

Medidas tomadas por residentes de Seattle

Residentes de Seattle ya no esperan que la ciudad haga algo. Andrea Suárez es una de las impulsoras de un esfuerzo dirigido por voluntarios para limpiar la ciudad, representado en We Heart Seattle, organización fundada por ella. 

En pocas semanas, su grupo se puso manos a la obra para abordar los problemas más desatendidos en Denny Park durante años, ante lo que Suárez considera una “crisis humanitaria”.

Suárez dijo que su agrupación ha ayudado a albergar a 29 personas sin hogar y recogió 24 mil kilos de basura de los espacios públicos de Seattle. De ser cierto, “están haciendo un trabajo más efectivo con un presupuesto reducido financiado por donaciones que la ciudad y su presupuesto de $167 millones”, según Rantz.

Sin ninguna explicación de la ciudad sobre por qué despejaron Denny Park repentinamente, o por qué demoraron tanto, Rantz concluyó “entonces, ¿cuál es la comida para llevar exactamente? Seattle está llegando a un punto de ruptura para las personas sin hogar y depende de los voluntarios hacer el peligroso trabajo de limpiar la ciudad”.

Grupos progresistas han alentado por redes sociales a denunciar las acciones de Andrea Suárez ante los miembros del Concejo Municipal de Seattle, las cuales son descritas como “dañinas”.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X