vaticano

El Vaticano rechaza que la Iglesia Católica bendiga las uniones entre personas del mismo sexo

La oficina de ortodoxia del Vaticano rechazó la posibilidad de bendecir las relaciones entre personas del mismo sexo, a través de un comunicado aprobado por el Papa Francisco.

La negativa de la declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) fue en respuesta a la pregunta: “¿la Iglesia puede disponer del poder para impartir la bendición a uniones de personas del mismo sexo?”.

El responsum fue firmado por el cardenal Luis Ladaria, quien lleva el mando de la CDF, fundada en el año 1542 con el propósito de contrarrestar la herejía.

La declaración, dada en un escenario de presión sobre un cardenal alemán tras ocultar un informe que infiere sobre abusos sexuales a menores de edad, niega que sea una discriminación injusta en sí misma, además de afirmar que “no hay un juicio sobre las personas”. 

Esta postura se produce a tan solo días de que la Unión Europea se declarara “zona de libertad” Lgbtq+ frente a las políticas anti-Lgbtq+ en naciones como Polonia, donde la población es predominantemente católica.

Negativa de bendición

En un tono moderado, la Congregación para la Doctrina de la Fe describió que “existen elementos positivos en el contexto de una unión no ordenada al plan del creador”, y que él “nunca deja de bendecir a cada uno de sus hijos peregrinos en este mundo”. Sin embargo, “él no puede bendecir el pecado”.

Aun así, en la declaración hecha el día 22 de febrero de este año se reafirmó la negativa de bendición, tras un decreto del 2003 que intentó seguir una línea parecida.

La respuesta de la Iglesia Católica recalcó que todo aquello bendecido debe ser “ordenado objetiva y positivamente para recibir y expresar la gracia, de acuerdo con los designios de Dios inscritos en la creación y plenamente revelados por Cristo el Señor”.

El comunicado continúa: “por ello, no es lícito impartir una bendición a las relaciones, o parejas, incluso estables, que impliquen actividad sexual fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta en sí misma a la transmisión de la vida, como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo”.

El Vaticano mantiene su posición 

Con la cita recientemente famosa “¿quién soy yo para juzgar?” el Papa Francisco adoptó un enfoque más progresista con respecto a las comunidades representadas por lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y queers (Lgbtq+).

A pesar del apoyo manifiesto del Papa Francisco en relación con la unión civil entre individuos del mismo género, la Iglesia Católica mantiene su postura de que el matrimonio es únicamente entre una mujer y un hombre.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X