reina isabel II

La reina Isabel II se defendió de las afirmaciones de racismo de Meghan Markle

Video: TODAY

Fue durante una convención normal este martes en el Palacio de Buckingham cuando se irrumpió con la emisión de un mensaje de la reina Isabel II, en respuesta directa a las sorpresivas afirmaciones de Meghan Markle en una tendida charla con Oprah Winfrey.

En el breve texto de la reina se afirma que Megan y el príncipe Harry son aún muy queridos y “serán siempre amados por los miembros de la familia”.

En la entrevista con la reconocida presentadora de televisión, la miembro estadounidense de la familia real británica se expresó con franqueza por primera vez luego de abandonar su “trabajo” y mudarse a Estados Unidos junto a su esposo.

Insinuaciones de racismo

Durante la extensa entrevista de dos horas, la duquesa de Sussex realizó afirmaciones sobre la familia real, como el hecho de algunas preguntas que se le formularon, por ejemplo, respecto al color de piel de su hijo cuando estaba embarazada.

“En esos meses en que estaba embarazada tuvimos en conjunto la conversación de que no se le dará seguridad, no se le dará un título, y también… preocupaciones y conversaciones sobre cuán oscura podría ser su piel ​​cuando nazca”, dijo Markle a Oprah.

Markle insinuó que su hijo no había sido nombrado príncipe por una razón: prejuicios.

Desde entonces, se ha posicionado una información tratada por Breitbart News que afirma que el hijo de la pareja real británica y séptimo en la línea de sucesión al trono británico, Archie Mountbatten-Windsor, no es el príncipe heredero al trono sino un “Sir” (señor), debido a un protocolo real centenario que aplica sobre el bisnieto de la reina.

Lo cierto es que si la reina Isabel II falleciera hoy, y su hijo, el príncipe Carlos, tomara el trono real, Archie pasaría a ser nieto del monarca en lugar de bisnieto, por lo cual tendría derecho pleno a ser un príncipe del reino británico.

Acostumbrada respuesta real

La reina replicó: “las cuestiones planteadas, en particular de raza, son preocupantes”. Además, aseveró que dichos cuestionamientos serían “dirigidos” en privado, aun así la monarca aclaró que no reconoce los eventos descritos por la duquesa, y señaló que “algunos recuerdos pueden variar”.

La contestación proveniente de la familia real británica, insinuando un mal recordatorio de ciertos eventos por parte de Meghan es notable, teniendo en cuenta la omisión de la realeza cuando es cuestionada al respecto en la prensa, sean verdaderas o no las afirmaciones realizadas. 

Según la periodista Rebecca Mansour de Breitbart News, este comportamiento se rige por la regla real tácita: “nunca te quejes, nunca expliques”.

“La familia real británica no cree en responder a toda mala publicidad. Hacerlo no solo sería un ejercicio inútil, sino que los abarataría… esto es algo que Meghan parece no comprender. Pero es esta misma reticencia por parte de la familia real lo que hace que las bombas de Meghan y Harry sean tan crueles”, escribió Mansour.

Sin duda alguna, la neutralidad que mantiene a la Corona Británica fuera del rango del flujo de la prensa sensacionalista se extiende a la reina Isabel II, excluyendo su punto de vista sobre asuntos políticos.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X