Clearview AI privacidad

Acusan a Clearview AI por usar fotos en línea para rastrear a sus usuarios

Con más de tres millones de fotos de personas acumuladas por varios años, sin mucho escrutinio público y obtenidas de distintas redes sociales mediante algoritmos de mapeo, la compañía Clearview AI sufrió una demanda este martes por defensores de la privacidad.

Esta empresa, dueña de uno de los softwares de reconocimiento facial más avanzados del mundo, y referente tecnológico usado por cientos de empresas privadas y agencias de seguridad, acumuló fotos mediante el raspado web automático de sitios como Twitter, Google, Facebook y Venmo.

La demanda fue presentada en la Corte Suprema del Condado de Alameda, estado de California, por parte de cuatro defensores de libertades civiles y activistas, entre ellos los grupos Mijente y NorCal Resist.

¿De qué va Clearview AI?

Desde su fundación en el año 2017, Clearview AI ha desarrollado una tecnología cada vez más afinada, y según lo afirmado por su director ejecutivo, Hoan Ton-That, hasta agosto de 2020 más de 2.400 agencias de seguridad usaban los servicios de la compañía.

Según Ton-That, luego del episodio en el Capitolio de Estados Unidos en enero de 2021, la compañía observó un incremento del 26% en la demanda de la tecnología por parte de diferentes organismos de vigilancia estatales y privados, pese a las distintas restricciones locales sobre la utilización del reconocimiento facial.

La acusación de compra del servicio salpica también al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

¿Qué alegan los demandantes?

Clearview AI es señalada porque, según los demandantes, la compañía “participa en la recopilación generalizada de imágenes e información biométrica de los residentes de California sin previo aviso ni consentimiento”.

El esfuerzo para limitar el uso de la tecnología de reconocimiento facial comenzó a incrementarse luego de las primeras restricciones de este tipo hechas en 2019 por parte de la policía en otras ciudades de la bahía californiana, como San Francisco, Oakland y Alameda.

Steven Renderos, uno de los demandantes individuales y director ejecutivo de MediaJustice, una organización que lucha por la equidad racial, de género y económica, dijo: “si bien puedo dejar mi teléfono celular en casa, también puedo dejar mi computadora en casa si quiero”. También afirmó: “una de las cosas que realmente no puedo dejar en casa es mi cara”.

El perfeccionamiento de la capacidad de las fuerzas del orden para rastrear selectivamente a las personas es percibido por parte de los demandantes como algo “escalofriante”, ya que puede inhibir a los miembros de sus organizaciones e intimidar a los californianos en general en su accionar político.

“Esta es una pesadilla de vigilancia para todos nosotros, pero es la mayor pesadilla para los inmigrantes, las personas de color y todos los que ya son un objetivo para las fuerzas del orden”, expresó una estudiante y organizadora de campaña en Mijente, Jacinta González.

El director legal de Just Futures Law, Sejal R. Zota, parte del staff de abogados representante de los demandantes, baraja la eliminación permanente de todos los datos biométricos e imágenes de la base de datos registrada. Otra firma que también defiende a los demandantes es Braunhagey & Borden.

“Nuestros demandantes y sus miembros se preocupan profundamente por la capacidad de controlar sus identificadores biométricos, y poder continuar participando en un discurso político que sea crítico con la policía y la política de inmigración libre de la amenaza de la vigilancia clandestina e invasiva”, manifestó Zota.

Defensa de Clearview AI

En defensa de la empresa de seguridad biométrica, el abogado Floyd Abrams, contratado en agosto pasado, aseveró el martes que la compañía estadounidense “cumple con todas las leyes aplicables y su conducta está totalmente protegida por la Primera Enmienda”.

Por su parte, Ton-That le dijo anteriormente a The Times que un estudio independiente, criticado entonces por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), mostró que Clearview AI no tenía prejuicios raciales y que no había casos conocidos de la tecnología aplicada que condujera a un arresto injusto.

Antecedentes penales

Enfrentada a presiones internacionales, Clearview AI fue acusada por parte de la Unión Europea en enero debido a la violación del Reglamento General de Protección de Datos.

La presión extranjera también llegó a comienzos del año desde un país vecino, por medio del comisionado de privacidad de Canadá, Daniel Therrien, quien calificó en dos ocasiones como “ilegales” los servicios ofrecidos por la compañía, antes de exigir el borrado de fotos de los ciudadanos canadienses de su base de datos.

En sus palabras, Therrien dijo que la labor de Clearview AI equivalía a un super sistema de vigilancia masiva que exponía la privacidad de toda una sociedad “continuamente en una fila policial”.

Precisión incierta

Varios estudios, entre ellos uno federal de 2019 citado por The Washington Post, coinciden en que la identificación de personas de color y asiáticas es 100 veces más probable de errar, en contraste con la identificación correcta de personas blancas.

Actualmente, la ACLU hace el seguimiento del “arresto injusto” de dos personas de color, identificados de manera incorrecta por el sistema biométrico de reconocimiento facial.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X