Informe crímenes de odio

“La libertad de expresión no causa crímenes de odio”, lo que dice un informe federal

Un informe enviado por el Departamento de Comercio de Estados Unidos al Congreso arrojó que la libertad de expresión en la Internet no causa un incremento de los crímenes de odio. La información está publicada en un documento que hasta ahora no está en ninguna plataforma web del gobierno.

El medio Breitbart News logró adquirir un ejemplar del documento. Asimismo, las fuentes del gobierno que fueron consultadas por Breitbart no saben por qué no se hizo público tras llegar al Congreso.

El texto proviene de la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información (NTIA) del Departamento de Comercio. Ese ente se encarga de aconsejar al presidente de Estados Unidos sobre todo lo que esté vinculado a las telecomunicaciones y la Internet.

Asimismo, se trata de una revisión de las conclusiones de un informe pasado de la NTIA de 1993, llamado El papel de las telecomunicaciones en los crímenes de odio. El documento se había preparado durante el gobierno del expresidente Donald Trump, pero la orden de la revisión emanó del 116° Congreso, el cual era de mayoría demócrata con 35 escaños en la Cámara, además de un poca mayoría republicana en el Senado.

Quienes deseen leer el informe de 1993 lo pueden seguir haciendo porque está público en la Internet. Sin embargo, la revisión del documento no lo está.

Deseos de reprimir la publicación

Varias personas cercanas a la elaboración del escrito mantienen la idea de que hay una confabulación entre políticos del establishment y varios burócratas, quienes tienen intereses que nacieron del miedo a los “crímenes de odio”.

Es por ello que, supuestamente, estarían tratando de reprimir el informe y por eso no se hizo público. Las conclusiones allí escritas representan un desafío para la postura de los medios de comunicación que argumentan el aumento de crímenes de odio inspirados en la Internet.

“Los informes como este generalmente se hacen públicos. No sé por qué este informe aún no está publicado en un sitio web del gobierno. Ya se envió al Congreso, ya no es algo privado. Sospecho que la División de Derechos Civiles podría tener algo que ver con eso”, explicó un fuente directa que colaboró con el documento de la NTIA.

La fuente también detalló que este archivo obtuvo resistencia por parte de la División de Derechos Civiles, un ente del Departamento de Justicia que se encarga de enjuiciar los crímenes de odio.

Por otro lado, la fuente detalló que la División de Derechos Civiles está a la cabeza de los esfuerzos “para generar histeria” ante el extremismo nacionalista blanco en Estados Unidos.

A pesar del rechazo de la división, el documento recibió la aprobación de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB por sus siglas en inglés) y fue enviada hasta el Congreso.

Hasta este momento, el informe no es público, tampoco ha sido mencionado por el Congreso y los medios no han hecho eco de su existencia.

Informe de NTIA

De acuerdo con el informe de crímenes de odio de la NTIA del mes de enero de 2021, no hay pruebas sólidas de un vínculo causal entre el incremento del uso de la Internet y los delitos de odio.

Además, se indica que tampoco existe una correlación, debido a que la data de delitos del Departamento de Justicia no respalda las demandas de los medios de comunicación sobre el aumento de los crímenes de odio en los últimos cinco años.

El texto de la NTIA dice: “la evidencia no muestra que durante la última década, una época de crecimiento expansivo de las comunicaciones electrónicas, particularmente en la Internet y dispositivos móviles, así como en las redes sociales, haya habido un aumento en los incidentes de delitos de odio”.

Por otro lado, también hace una advertencia sobre los esfuerzos para frenar las comunicaciones online por el miedo a los crímenes de odio. Hacer eso debilitaría cada uno de los valores de la Primera Enmienda.

Así lo dice el informe: “advertimos que los esfuerzos para controlar o monitorear el discurso en línea, incluso con el objetivo digno de reducir el crimen, presentan serias preocupaciones de la Primera Enmienda y van en contra de la dedicación de nuestra nación a la libre expresión. Para citar al presidente Barack Obama, “el arma más poderosa contra el discurso de odio no es la represión; es más discurso”.

Discurso de odio

A su vez, el informe realiza una crítica hacia a los investigadores del extremismo académico, ya que no apoyaron las aseveraciones sobre la relación causal entre los discursos de odio en la Internet y los crímenes de odio en la vida real.

“Esta investigación, y al igual que ella, no logra demostrar ninguna relación causal entre el aumento del uso de las redes sociales y el aumento de la violencia. Esta investigación no presenta ni siquiera datos descriptivos completos que correlacionen un aumento del discurso de odio en las redes sociales con un aumento de los delitos de odio”, según el informe.

De igual forma, el informe lanza un ataque en contra de las compañías de Silicon Valley, a quienes acusa de aprovecharse del miedo a los discursos de odio para socavar con la libertad de expresión en las plataformas de Internet.

A continuación, la queja:

Clay Neff informó que los líderes tecnológicos han reconocido que depender solo de equipos humanos para revisar el contenido no será suficiente y que la inteligencia artificial tendrá que desempeñar un papel importante. Dicho esto, existen, por supuesto, importantes limitaciones políticas y prácticas para depender de la moderación automatizada de contenido. Curiosamente, gran parte de esta tecnología se está desarrollando a partir de enfoques iniciados por el Partido Comunista Chino para sofocar la discusión política y la disidencia.

Dado que todas las principales plataformas de redes sociales tienen reglas contra el discurso del odio y, de hecho, emplean enfoques sofisticados de inteligencia artificial algorítmica (IA) para hacer cumplir estas reglas, a menudo vagas y contradictorias, de una manera que también utilizan los regímenes tiránicos, es apropiado preguntar qué se benefician de ello. Ciertamente, como muestra este Informe, las plataformas no tienen expectativas razonables de que su censura terminará con los delitos de odio o incluso los disminuirá, ya que no existe evidencia empírica que vincule el aumento del discurso de odio con los delitos de odio.

Además, esta censura presenta peligros reales para nuestro sistema político. Bajo las prohibiciones del discurso de odio y otras reglas de censura, las plataformas han eliminado contenido que muchos consideran seriamente comprometido con problemas políticos y sociales urgentes”.

Por el momento, el medio Breitbart News ha contactado con la NTIA y la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia para conversar sobre el informe.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X