Andrew Cuomo

Andrew Cuomo y el escándalo sexual ¿Los medios quieren proteger a gobernadores demócratas?

El demócrata de alto perfil, Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York, cuestionado por su mal manejo de hogares de ancianos durante la pandemia, ahora enfrenta llamados de sus propios colegas para que renuncie tras recibir denuncias por acoso sexual.

El político de 63 años de edad ha sido puesto bajo investigación luego de conocerse un par de denuncias de acoso por parte de dos exmiembros de su personal y, recientemente, la confesión de la fotógrafa Anna Ruch al New York Times.

Sumido en un caos de mandato, los defensores del gobernador y el mismo Cuomo respondieron a las críticas de acoso en una declaración breve y escrita, y que desvía la atención de un informe estatal que lo absolvió hace poco por miles de muertes en los hogares de ancianos a raíz de una orden emanada de su poder.

Tras una reciente investigación de la oficina de la procuradora general del Estado, la demócrata Letitia James, se conoció el papel de las autoridades de salud al “subestimar” el número de fallecidos de ancianos en los asilos.

En un comunicado, James dijo: “es imperativo que entendamos por qué los residentes de hogares de ancianos en Nueva York sufrieron innecesariamente a un ritmo tan alarmante”.

Orden replicada por varios gobernadores demócratas

Toda la admiración que pudo haber captado Cuomo tras sus posturas relacionadas con el covid-19, ha empezado a mermar luego de revelarse un informe estatal “defectuoso”, según varios críticos que apuntan a que todo es un intento de proteger la reputación del gobernador de Nueva York.

Inclusive su cuota de popularidad alcanzó niveles inusitados en los momentos más bajos de la administración del expresidente Donald Trump respecto al covid-19, y fue premiado con un Emmy por sus ruedas de prensa.

El informe absolvió de cualquier culpa a Andrew Cuomo y a su equipo por más de 15 mil muertes ocurridas en los asilos de ancianos durante la pandemia, aunque oficialmente solo se habían contado 8.500 fallecidos, tras excluir a residentes muertos en hospitales.

En el texto se cita que el gobernador únicamente siguió la guía del gobierno federal que establece que “los asilos de ancianos deben admitir a cualquier persona que normalmente admitirían en sus instalaciones, incluidas las personas de los hospitales donde hubo casos de covid-19”.

La semana pasada, el New York Post informó que Melissa DeRosa, secretaria del gobernador, dijo a los principales demócratas en una videoconferencia que la administración tergiversó el número real que le dio a los investigadores del Departamento de Justicia por temor a que los datos podrían “usarse en nuestra contra”.

Nueva York tiene la segunda tasa de mortalidad más alta de todos los estados de Estados Unidos en la actualidad.

Los siguientes gobernadores demócratas que replicaron la misma orden de Cuomo fueron:

  • Gretchen Whitmer, Michigan: en una orden emitida a los centros de atención a largo plazo, estos “no deben prohibir la admisión o readmisión de un residente en función de los requisitos o resultados de las pruebas de covid-19”. Dicha póliza estuvo vigente hasta julio del año 2020.
  • Gavin Newsom, California: el día 10 de abril emitió la orden que señala que “los pacientes hospitalizados o que reciben tratamiento en un centro alternativo con covid-19 pueden ser dados de alta a un centro especializado cuando esté clínicamente indicado”.
  • Tom Wolf, Pensilvania: bajo la figura de admisión obligatoria, promulgó en marzo de 2020 que “los centros de enfermería deben continuar aceptando nuevas admisiones para los residentes actuales que han sido dados de alta en el hospital y que estén estables”.
  • Phil Murphy, Nueva Jersey: dentro de la directiva aprobada por él mismo y promulgada por la comisionada de salud estatal, Judith Persichilli, afirmó que a ningún paciente se le puede negar la admisión o readmisión en un asilo de ancianos “basándose solo en una prueba positiva de coronavirus”.

Contraste de criterios

A diferencia del tajante criterio de la prensa sobre el gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, sobre su decisión de permitir que los locales tomen rienda propia sobre los protocolos contra el virus y que este método haya funcionado, los medios del Estado Profundo no ejercen la misma presión al gobernador neoyorquino.

Los medios de comunicación establecidos han seguido una narrativa que delata encubrimientos a la administración de Cuomo y su compromiso contra el virus, pese a una tasa de mortalidad per cápita mayor en los distintos estados gobernados por demócratas que en Florida.

Hasta ahora, el escenario que se maneja por varios detractores es que las acusaciones de insinuación física en tres mujeres tengan más peso en los medios que el hecho de que cuatro gobernadores demócratas puedan estar salpicados a raíz de una decisión promulgada por Andrew Cuomo hasta mayo del año pasado.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X