ONU

La ONU lanza ataque contra detractores de la ideología de género

La oficina de DD HH de la Organización de las Naciones Unidas solicitó ayuda para crear una lista negra a la que agregarán a las personas, organizaciones y comunidades que rechazan la ideología de género.

Ante esto, convocaron a organismos y programas de la ONU, varias ONG, organizaciones LGBT y feministas, gobiernos, así como organismos internacionales y regionales, para que colaboren con información para la lista.

Preocupaciones

Lo que actualmente le preocupa a la ONU es la gran cantidad de repudio en el mundo hacia la agenda de género.

Asimismo, la sociedad fundada por George Soros, Open Society Foundations, mostró su inquietud ante la situación. En 2019 la organización realizó investigaciones acerca de la resistencia ante la ideología de género.

A estos dos organismos se le sumó Ford Foundation, la cual a través de la Universidad de Columbia patrocinó el desarrollo de un trabajo periodístico denominado “Transnacionales de la Fe”. El propósito del proyecto es el de luchar desde los medios de comunicación masivos, de 16 naciones iberoamericanas, contra quienes realizan discursos de resistencia contra el feminismo, la comunidad LGBT y el aborto.

Los funcionarios de la ONU mantienen que es necesario que se empleen medidas drásticas.

“Enfoques de género”

“Los enfoques de género reconocen que este está inextricablemente ligado a la construcción social: que los significados vinculados a las diferencias de sexo (y otras) se crean socialmente. Cuestionan el supuesto de que la identidad de género tenga correlación directa y necesaria con el sexo biológico”, de acuerdo con el documento de la ONU, que según sus funcionarios es una reivindicación de la reducción del enfoque de género.

Las críticas hacia el enfoque de género se basan en que mistifica la realidad sexual, además de crear una reducción de lo complejo de la sexualidad del ser humano y su identidad personal, orientadas hacia una existencia accidentada.

Para el enfoque de género, la sexualidad y la identidad son una construcción social. Negando el origen natural de la sexualidad humana y su resistencia ante los cambios, además de no reconocer la relación entre la naturaleza y la cultura.

Miedo a la ideología de género

La ONU demuestra su miedo a la ideología de género, debido a que la misiva dice: “existen actualmente relatos que, bajo diferentes líneas de caracterización (incluida la acusación de la denominada ‘ideología de género’), tratan de eliminar el marco de género de los instrumentos y procesos de la normativa internacional”.

Es por ello que las autoridades precisan de la identificación de aquellos que denuncian la ideología de género. De esta manera, lo que le piden a las organizaciones y movimientos sociales es responder algunas preguntas en un informe especificado.

A continuación, algunas de las preguntas:

  • ¿Existen ejemplos en los que se hayan utilizado narrativas o ‘ideología de género’, “generismo” u otros conceptos relacionados con el género para introducir medidas regresivas, en particular, pero no exclusivamente, para las personas o comunidades LGBT?
  • ¿Ha habido expresiones o declaraciones públicas de dirigentes políticos y/o religiosos que hayan dado lugar a la prolongación, modificación o supresión indefinida de acciones, actividades, proyectos, políticas públicas o aplicación de enfoques de género?
  • ¿Quiénes son los principales actores que sostienen que los defensores de los derechos humanos de las personas LGBT están fomentando la llamada ‘ideología de género’?
  • ¿Cuáles son sus principales argumentos?
  • ¿Han sido eficaces en la regresión de los derechos humanos de las personas LGBT?

Así, la ONU demuestra su firme deseo de dar, con nombres y apellidos, con los grupos que atentan a la diversidad de género, además de conocer su distribución y situación actual.

Bajo la misión de proteger la diversidad y los derechos humanos, esta lista negra podría significar un daño hacia los atacantes en el futuro, como por ejemplo las persecuciones judiciales, boicots políticos y laborales, y cancelación por parte de la cultura.

Sin embargo, la diversidad y los derechos humanos terminan cambiando su significado. Por un lado, al hablar de diferentes pensamientos, opiniones y valores, la agenda por el “disciplinamiento uniformador”, en el que no cabe lo “distinto”. Por otro lado, la agenda de diversidad anuló los derechos humanos cuando se proclamó por encima de los derechos a la libertad de expresión, libertad religiosa y política.

En relación con lo anterior, la solicitud de la ONU también estableció el siguiente cuestionamiento:

  • ¿Existen iniciativas adoptadas por los Estados en relación con el derecho a la libertad de religión, creencias o conciencia (incluida la figura de la objeción de conciencia) que hayan tenido el efecto práctico de limitar el disfrute de los derechos humanos (incluidos los derechos sexuales y reproductivos) de las personas LGBT?

Entonces, se plantea la siguiente disyuntiva: o existe una plena libertad religiosa, o se goza de los derechos humanos de la comunidad LGBT.

El planteamiento es que pensar en contra de la ideología de género no representa una violación a los derechos humanos, como por ejemplo opinar que la sexualidad humana es un factor biológico, tal como sucede cuando alguien se autopercibe de un sexo diferente al que tiene. Lo que se estaría logrando es que ese individuo goce de privilegios tales como el condicionamiento legal de su autopercepción en la percepción de los demás.

La situación que quiere colocar la ONU sobre la mesa es la creación de un conflicto entre la libertad de expresión en general, la libertad religiosa y los derechos humanos, para poco a poco quitarles, precisamente, el carácter de derechos humanos.

Lo que entonces se entiende es que ahora los derechos humanos serían “atentados” contra la libertad de expresión y la libertad religiosa.

Por otro lado, algo que se debe tomar en cuenta es la objeción de conciencia, que no se visualiza como un derecho que es producto de la libertad moral y religiosa, sino que se toma como una figura que daña los derechos humanos de las minorías. Un ejemplo claro de ello sería un médico que, con objeción de conciencia, se niega a realizar un aborto.

Objetivo 5 de la Agenda 2030 de la ONU

La solicitud de la ONU está claramente ligada al objetivo número cinco de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, el cual planea el establecimiento de la ideología de género como un “marco obligatorio para todas las naciones” para el año 2030. Esa es la razón por la que el organismo quiere comenzar a enlistar, amedrentar y reducir a quienes rechazan esa ideología.

La lista negra da inicio a una cacería “en nombre de la diversidad y los derechos humanos”.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X