China

Plan de modificación climática de China genera preocupación en países vecinos

A principio del pasado diciembre, una declaración del Consejo de Estado de China hizo oficial una ampliación del plan de modificación climática que lleva a cabo desde hace varios años, y aumentó la preocupación en países vecinos como India.

Actualmente, Pekín es una de las ciudades más contaminadas del mundo, en ese sentido el Gobierno Central chino tomó el control de la manipulación climática con un proceso de siembra de nubes con varios objetivos claves.

Se estima que China invirtió más de $1,34 billones, tan solo entre el año 2012 y 2017, en varios programas experimentales de modificación climática.

Estos programas incluyen al proyecto más grande de este tipo, que cuenta con más de 35 mil empleados, según el medio The Guardian.

El anuncio de expandir la capacidad de operaciones en esta área, y que planea cubrir hasta 60% de su territorio, lo que representa 5,5 millones de kilómetros cuadrados, no fue muy bien visto en India, país preocupado por el impacto que pueda tener esta tecnología.

¿De qué va la “siembra de nubes”?

Aunque es conocido por el término “siembra de nubes”, la práctica se enfoca en dispersar las partículas que sirven para condensar las nubes a través de disparos de cohetes y proyectiles cargados con yoduro de plata, directamente a las nubes con más humedad.

Esta labor es realizada para prevenir que existan tormentas de granizo o hacer que llueva en caso de sequías severas, contrarrestar el efecto de tormentas de polvo o para combatir incendios forestales.

Según medios estatales del país asiático, las tácticas aplicadas en la región occidental de Xinjiang habían evitado 70% del daño por granizo en los cultivos.

“Nivel Global Avanzado” para el año 2035

Según la guía para el desarrollo y expansión del programa de manipulación del clima, se espera que gracias a la innovación en la tecnología e investigación, así como la prevención rigurosa de los riesgos de seguridad, se alcance un “Nivel Global Avanzado”.

Sin aportar muchos detalles, el comunicado generó gran expectación entre los académicos, como la experta climática Dhanasree Jayaram, quien resaltó al medio BBC Mundo la escala “gigantesca” de este proyecto chino, frente a otros países como Australia, que también hacen uso de esta técnica.

En un estudio reciente se demostró que la siembra de nubes puede aumentar las nevadas en áreas amplias si las condiciones atmosféricas son favorables.

Ya en enero, la región norte de China celebró el vuelo inaugural del “Ganlin-1”, o “dulce lluvia” en chino.

Se trata de un dron capaz de generar precipitaciones dentro de la actualización del programa de modificación climática, que es prioritario dentro del auge chino por liderar este renglón.

Tensión regional con India

En India, la agricultura depende en gran medida del monzón de verano. En la última década, este fenómeno climático que pasa en este país asiático cada año, en los meses de mayo o junio, se ha interrumpido y vuelto menos predecible.

India y China se enfrentaron de forma sangrienta a principios de este año en la Meseta del Himalaya, región conocida como “El techo del mundo”, donde ambas naciones comparten amplias fronteras.

Con el enfoque dirigido a la Meseta Tibetana, el Gobierno Indio tiene aún más razones para desconfiar de los objetivos descritos en la ampliación del programa chino.

Con una pandemia que ya obligó a muchos a vivir en penurias, la idea de modificar el clima a escala global tiende a ser una idea aterradora, y que solo “acrecentó el sentimiento antichino en India”, según la especialista Jayaram.

Taiwán también fijó postura ante el “robo de lluvias

La falta de coordinación en actividades de manipulación del tiempo podría ocasionar señalamientos de “robo de lluvias” entre países vecinos, sobre todo cuando se trata del monzón asiático.

“Uno de los factores impulsores del monzón es la diferencia de temperatura entre la Meseta Tibetana y el Océano Índico. Así que si realizaras cambios significativos en la meseta tibetana, como están planeando algunos, creo que eso sí podría tener efectos bastante drásticos”, aseguró el científico John Moore a BBC Mundo.

Nueva ideología china: domesticar el clima

La preocupación palpitante porque China se haya convertido en un “maestro del clima” se enfoca en que el gigante asiático pueda asumir proyectos de geoingeniería más ambiciosos en un futuro, que podrían tener consecuencias imprevistas.

Aunque el enfoque principal tiene un aspecto doméstico, expertos han advertido que esto podría ser una ventaja en un hipotético conflicto bélico, según insinuó un artículo hecho por investigadores de la Universidad de Taiwán.

Tecnologías como la gestión o el control de la radiación solar son foco de alarma entre países cercanos, aún más cuando desde el Partido Popular Chino no se consultan decisiones trascendentales.

La participación de las fuerzas armadas en una región que ya es geopolíticamente tensa sin las salvaguardias adecuadas, podría generar más opacidad, desconfianza, desacuerdos y conflictos sobre el uso de tales tecnologías.

Según ENMOD, los Estados deben “comprometerse a no participar en el uso militar o cualquier otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental que tengan efectos generalizados, duraderos o graves como medio de destrucción, daño o lesión a otro Estado parte”.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X