Casa Bamba: el pueblo que ha quedado “preso” por la minera Mogote Cortado

Casa Bamba, una localidad turística ubicada en las Sierras de la provincia de Córdoba, Argentina, y que posee un total de 60 habitantes, esta “presa” detrás de un gran muro de piedra y un portón, bloqueando su única entrada.

“Prohibido el paso. Propiedad privada”, dice un gran cartel encima del paredón que se encuentra a la altura del kilómetro 16 y medio de la ruta E-55.

El responsable de atrapar a los ciudadanos de Casa Bamba es la minera Mogote Cortado, del Grupo Minera. La empresa posee una planta de micronizado, un sistema en el que las piedras son procesadas para extraer sus minerales.

Además, están a la espera de que el Gobierno de la provincia les apruebe la instalación de una cantera.

La zona, que forma parte de la Reserva Hídrica y Recreativa Natural Bamba, se encuentra en esa situación desde hace dos años.

Pedir permiso para entrar y salir de casa

Las 17 familias de Casa Bamba quedaron atrapadas en febrero de 2019, luego de percatarse de que se les solicitaba un permiso o una credencial para realizar actividades típicas como realizar la compra de víveres, pasear, ir a la escuela o al trabajo.

Cada habitante debía mostrar una identificación que demostrara su residencia en el área. Luego, la empresa comenzó a aumentar la severidad de la restricción de entrada.

Prohibieron el acceso a los turistas, la única entrada de ingresos del pueblo. Además, impedían visitas de familiares, así como de vecinos cercanos. Por último, empezaron a negarle la entrada a los mismos habitantes.

Vías del tren: la nueva entrada a Casa Bamba

La docente e integrante de la Asamblea por la Reserva Bamba, Silvia Flamini, criticó en un entrevista con RT que desde la prohibición de la entrada a los lugareños, estos deben acceder a sus hogares a través de las vías del tren.

La alternativa supone un trayecto de dos kilómetros y un constante peligro.

“No tenés cómo hacerte a un lado, el camino está lleno de curvas y contracurvas y al tren no lo ves hasta que lo tenés encima. Implica un peligro terrible para cualquiera”, indicó.

Otra solución es abordar el tren de las Sierras y bajarse en la estación Casa Bamba.

A la merced del peligro

Durante agosto del año pasado, 300 mil hectáreas de la provincia de Córdoba se vieron afectadas por incendios forestales.

Como consecuencia del encierro por parte de Mogote Cortado, los vecinos de Casa Bamba quedaron atrapados y a la merced de las llamas, las cuales casi destruyen las casas.

Los habitantes evacuados, entre ellos ancianos y discapacitados, se vieron en la obligación de caminar por las vías del tren.

La amarga experiencia les sirvió para instalar un acampe que tiene poco más de cinco meses demandando que abran el camino.

Nuevo puente peatonal

Quienes decidieron enfrentar a la empresa mediante denuncias, lograron la construcción de un nuevo puente peatonal, gracias a la labor de la municipalidad de La Calera.

Esta vía comunica a Casa Bamba con la ruta E-55, pasando por encima del río. A pesar de esto, sigue existiendo el inconveniente de que cuando cruzan el río, está el portón.

“Hay un problema resuelto pero no es el básico, que es la libertad de tránsito y el derecho a vivir en un ambiente sano”, criticó Flamini, quien dice que el intendente de La Calera, Rodrigo Rufeil, intenta esconder lo que pasa en el lugar.

Contaminación del ambiente y destrucción arqueológica

“El camino costea el río Suquía. Es imposible que instalen ahí una cantera, no solo porque cortan el paso de los habitantes del pueblo sino también por el riesgo de contaminación que implica. Del río Suquía se extrae el agua que consume la mitad de Córdoba capital, que es donde se concentra la mayor población de la provincia”, denunció Flamini.

Asimismo, dijo que en la zona se han descubierto restos arqueológicos precolombinos. “Parece que ninguno de los argumentos es suficiente”.

No pueden abrir otro camino

Aunque existió la idea de abrir otro acceso para la libre circulación de las personas hacia el pueblo, la empresa de Pablo Gigli, Roberto Camarasa y Esteban Camarasa se encontró con que Casa Bamba está protegido por la ley de bosques nativos, y nombrado como reserva natural desde 2001.

“Es un régimen de presidio inaceptable. Nos han convertido en los reos del pueblo. El puente no alcanza. Queremos que quiten el portón”, explicó la activista.

Otras planes mineros

Además de Mogote Cortado, otras mineras tienen proyectos de explotación en Sierras Chicas de Córdoba, a la espera de los respectivos permisos de las secretarías de Minería y Ambiente.

No obstante, el turismo y las demandas sociales eliminaron cualquier plan minero.

La Asamblea Vecinal demandó al municipio y a Mogote Cortado. También los denunciaron por daños ambientales.

Ahora los objetivos son la preservación del derecho al libre tránsito y defensa del derecho a vivir en ambiente equilibrado y saludable.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X