Chile realiza mayor deportación de inmigrantes ilegales en 1 solo día, principalmente provenientes de Venezuela y Colombia.

Este miércoles se comenzó a realizar en Chile lo que se catalogó como la expulsión administrativa de migrantes irregulares más grande del país. La medida afecta únicamente a las personas que hayan ingresado en los últimos tres meses.

En total se han deportado 138 migrantes, de los cuales 86 son venezolanos y colombianos, todos devueltos en aviones hacia sus países de origen.

Además, 52 personas fueron enviadas a Bolivia y Perú en autobuses.

Advertencias

Rodrigo Delgado, ministro del Interior, envió una advertencia a quienes piensan entrar de manera clandestina a Chile.

“Con esto notificamos a las personas que piensan ingresar a Chile de manera clandestina que se arriesgan a un proceso de expulsión tal como lo dice la ley”, dijo en una rueda de prensa.

Sin embargo, reconoció que los migrantes son víctimas de las situaciones que viven en sus países de origen, así como de las estafas que sufren por parte de quienes les “ofrecen” una entrada a Chile.

Exigen respuesta humanitaria

La decisión del gobierno de Sebastián Piñera ha sido criticada por varias organizaciones de derechos humanos y personalidades izquierdistas. La crítica va dirigida a que su metodología es más un plan extremo que una solución humanitaria.

El Servicio Jesuita a Migrantes expresó su preocupación y solicitó una respuesta humanitaria a esta crisis migratoria.

Asimismo, Rodolfo Noriega, secretario general de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, explicó que la entrada clandestina no es penado bajo la ley.

De acuerdo con cifras oficiales del Gobierno, hasta hace una semana entraban al país más de 300 personas al día.

Las acciones tomadas por Chile ocurren después de que a finales de enero varios países comenzaran a prohibir la entrada a algunos grupos de venezolanos.

Situación en otros países

Cientos de venezolanos deambulan desde el pasado martes en los espacios públicos de la ciudad fronteriza de Huaquillas, Ecuador, luego de que el ejercito nacional, en colaboración con militares de Perú, les impidieran el paso hacia el sur de América.

Lo que preocupa a las autoridades nacionales es que la cantidad de venezolanos sigue aumentando día tras día.

Origen del problema

Todo empezó el 25 de enero, el ejército peruano colocó un cordón de 1.200 hombres, más de medio centenar de tanquetas, autos de combate y patrulleros. El objetivo era claro: impedir el acceso de al menos 30 pasos ilegales en la frontera, disuadir la migración ilegal y mitigar los casos de contagio por coronavirus.

Por su parte, 200 militares ecuatorianos y 20 unidades tácticas se desplegaron en la misma área, lo que ocasiono que ningún venezolano pudiera moverse de ese lugar.

El sitio donde se encuentran tiene una población de 50 mil habitantes y está ubicada en la frontera de Ecuador con Perú, 400 kilometros al suroeste de Quito.

Preocupaciones

Alberto Astudillo, alcalde de Huaquillas, dijo en una entrevista a The Associated Press que “debe haber unos 800 o quizá 1.000 venezolanos que se encuentran deambulando por las calles, y lo más grave es que a diario siguen llegando más y más, en pobres situaciones higiénicas y de salud y sin ningún distanciamiento social”.

Además, resaltó: “necesitamos ayuda para afrontar esta inesperada situación. Vemos con tristeza a niños, madres embarazadas y mucha gente venezolana que están viviendo en las calles. Por eso pedimos ayuda a las agencias nacionales e internacionales para afrontar esta situación”.

La situación se agrava cada día, y el municipio de Huaquillas comenzó a enviar ayuda médica a la zona, así como vacunación para los venezolanos.

Pasos clandestinos

El puente internacional entre Huaquillas y la localidad peruana de Aguas Verdes, principal entrada de migrantes venezolanos, está cerrado desde el 15 marzo de 2020 como consecuencia de la pandemia por coronavirus.

Su clausura provocó que se expandiera la cantidad de caminos ilegales para los venezolanos, además de ser una oportunidad para el contrabando.

Sin embargo, estos pasos suponen un pago a las mafias de la zona.

La situación de Venezuela ha obligado a millones de personas a cruzar el continente en busca de un mejor futuro. Muchas veces, deben cruzar largas distancias a pie hacia Ecuador, y países como Chile o Argentina.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X