FBI recibe pruebas de la premeditación del ataque al Capitolio, “Planearon el ataque antes de que el presidente hablara”.

Mientras se desarrolla el juicio político en contra de Donald Trump, empiezan a salir cada vez más declaraciones juradas que alegan que el incidente en el Capitolio del 6 de enero fue un plan premeditado.

Esto provoca que las acusaciones de incitar a la insurrección reduzcan su credibilidad y peso sobre el expresidente.

El FBI ha recibido varias declaraciones juradas que demuestran la planificación del traspaso, y hace entender que no pudo haber existido una “incitación” si ya planeaban entrar al edificio del Estado.

“Planearon el ataque antes de que el presidente hablara”

Por su parte, Lindsey Graham, senador, defendió que partes del suceso ya se habían coordinado antes del discurso del expresidente ese día.

“Existe una creciente evidencia de que las personas que llegaron a Washington planearon el ataque antes de que el presidente hablara”, dijo.

Agregó que “si abren esa lata de gusanos, querremos que el FBI investigue y nos cuente cómo la gente que ingreso al Capitolio planeó con anticipación este ataque y qué sucedió con el cordón de seguridad del Capitolio. Abren la caja de Pandora si llaman a un testigo”.

Algunas de las palabras de Trump a las que más se le atribuye como “incitación a la insurrección”, es “luchamos como el infierno y si no luchas como el infierno, ya no vas a tener un país”.

Sin embargo, los críticos al proceso judicial exponen que ese fragmento hace referencia al activismo político y no a un llamado a protesta.

Después de eso, el exmandatrio claramente dijo a sus adeptos que se manifestaran “de manera pacífica y patriótica”.

Por otro lado, Donald Trump Jr., publicó un tweet en enero que decía: “si estas agencias federales tenían conocimiento previo de que se trataba de un ataque planeado, entonces POTUS no incitó nada”.

Donald Trump Jr., hijo del expresidente.

Evidencias de conspiración previa

El caso en contra de Thomas Caldwell, a quien se le atribuye el liderazgo del grupo Oath Keepers, y quien está actualmente imputado por conspiración para lesionar a un oficial, arrojó luz sobre el argumento de que el exmandatario no incitó a una manifestación violenta.

En una declaración jurada, se alega que Caldwell y otras personas planearon el traspaso al Capitolio.

“Como se describe más detalladamente en este documento, CALDWELL planeó con DONOVAN CROWL, JESSICA WATKINS y otros conocidos y desconocidos, asaltar por la fuerza el Capitolio de los EE UU”, según el documento.

“La evidencia descubierta en el curso de la investigación demuestra que no solo CALDWELL, CROWL, WATKINS y otros conspiraron para asaltar por la fuerza el Capitolio de los EE UU El 6 de enero de 2021, sino que se comunicaron entre sí antes de la incursión y planearon su ataque”.

El FBI posee la comunicación escrita entre Watkins y otros involucrados:

“Tenemos un buen grupo. Tenemos entre 30 y 40 de nosotros. Nos mantenemos unidos y nos apegamos al plan”.

Una “guerra civil”

En otra declaración jurada, dirigida contra Alex Harkrider, imputado por conspiración y entrada ilegal con un arma peligrosa, se le acusa por declaraciones sobre una “guerra civil” planificada.

Además, hay un testigo que le dijo al FBI que tenía en sus manos fotos de redes sociales en las que Harkrider dijo que él y un grupo de personas planeaban una “guerra civil”.

Mapas de los túneles del Capitolio, puntos de reunión, llamados a la violencia y ataques contra el mobiliario y estructura del edificio son parte de la evidencia que posee el FBI, pruebas que favorecen a la desestimación del juicio político en contra de Donald Trump.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X