Biden y Harris: nuevos promotores del movimiento pro-aborto en el mundo

Kamala Harris y Planned Parenthood

De acuerdo con una reciente entrevista de Business Insider, la directora ejecutiva de Planned Parenthood, Alexis McGill Johnson, se mostró muy emocionada y complacida con que Kamala Harris, reconocida defensora del derecho al aborto, ostente la vicepresidencia de Estados Unidos.

“Ella realmente ha demostrado su facilidad para comprender nuestros problemas, pero también la intersección de la salud sexual y reproductiva con los problemas de raza, con los problemas de la economía, con los problemas de la democracia y nuestros valores estadounidenses”

Alexis McGill Johnson – Directora Planned Parenthood

Durante gran parte de su carrera en la política, Harris ha mantenido contacto con Planned Parenthood. De hecho, fue ella quien como fiscal general de California envió una redada en contra de David Daleiden, quien estaba al mando del proyecto del Centro para el Progreso Médico, luego de que esta institución expusiera públicamente videos de prácticas de venta de tejido fetal de Planned Parenthood.

Regla del Título X

Johnson también se manifestó a favor de que el Congreso elimine la regla del Título X, la cual bloquea los fondos de planificación familiar de Planned Parenthood que se destinan a niñas y mujeres para realizarse abortos, y dice que solicitará ante este organismo del Estado que aumente los fondos y que sea inclusivo para todas las razas y géneros.

Esta organización está actualmente asesorando a Biden en materia de órdenes ejecutivas, políticas y apoyo vocal.

Sin embargo, a pesar de las promesas del nuevo gobierno, a favor de la defensa del aborto, dice que es posible que no se logren todas las metas. La gestión de Trump nombró a más de 200 jueces federales, en su mayoría a favor de la vida. “Se necesitarán años para reparar ese daño, generaciones en realidad, y lograr un cambio transformador real”, comentó.

Política de la Ciudad de México

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, firmó el pasado jueves la anulación de la regulación que prohibía al país destinar recursos a países para realizar abortos. La nueva orden ha sido aplaudida por sectores pro-aborto como legisladores demócratas, la organización Médicos sin Fronteras, la senadora y única mujer en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Jeanne Shaheen, y la organización Planned Parenthood.

Esta regulación, también llamada Política de la Ciudad de México, prohibía que “las organizaciones internacionales sin fines de lucro que brindan asesoramiento o referencias sobre abortos reciban financiación estadounidense”, de acuerdo con información de la Casa Blanca.

Durante su gestión, el expresidente republicano Donald Trump reforzó la política e incluyó a la mayoría de los fondos y recursos federales para la salud. Su decisión tuvo mayor impacto en el extranjero, donde la influencia estadounidense es, en gran medida, parte del gasto médico.

Los partidarios de la anulación indican que el derecho al aborto es una pieza fundamental para mejorar la calidad de vida de las mujeres. Además, aseguran que no se ve comprometida la atención médica dentro de Estados Unidos.

Por el contrario, los críticos condenan la decisión como inmoral, y que contribuye al incremento de complicaciones relacionadas al embarazo, ya que supone la reducción de servicios en clínicas y hospitales para afecciones como el VIH/SIDA, tuberculosis, malaria, entre otras enfermedades que requieren de capital.

La prohibición de la regulación sucede en momentos en los que el aborto sigue siendo penalizado legalmente en varios países del mundo. Por ejemplo, Polonia, con un gobierno conservador, prohibió recientemente el aborto en casi todas las instancias. Caso contrario de Argentina, España y Estados Unidos.

Jeanne Shaheen considera que este es “un primer paso importante para restaurar el acceso a los servicios de planificación familiar y mitigar el daño causado por una administración que siguió esta peligrosa política sin tener en cuenta su impacto”.

Por su parte, Médicos sin Fronteras aclaró que “si bien nos sentimos aliviados de ver el cese de esta peligrosa política, hay mucho más trabajo por hacer para mitigar el daño que hemos presenciado. Anular la regla de mordaza global es solo un primer paso.

Millones de mujeres todavía no tienen acceso a servicios de aborto seguro debido a leyes restrictivas, costos, estigma, falta de proveedores capacitados u otras barreras innecesarias, como como períodos de espera obligatorios o información engañosa”.

Críticas de grupos antiaborto

La mayor parte de las críticas hacia la prohibición de la Política de la Ciudad de México están orientadas a que los impuestos cancelados por los estadounidenses serán destinados para la financiación de grupos de aborto en el extranjero.

“Canalizar dólares de los impuestos estadounidenses a grupos de abortos en el extranjero es una práctica abominable que va en contra de la ‘unidad’ que Joe Biden y Kamala Harris prometieron inspirar”, advirtió Marjorie Dannenfelser, presidenta de la Lista Susan B. Anthony, quien elige adeptos y prospectos para candidatos antiaborto para el Congreso de Estados Unidos.

Asimismo, Lila Rose del movimiento nacional en contra del aborto,  Live Action, dijo que “impulsar el aborto en otras naciones no es compasión, es neocolonización ideológica. Esta decisión es un día oscuro para nuestra nación; conducirá a más muertes de niños y por eso, Joe Biden debería estar avergonzado”.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X