Biden busca inflar votos democratas dando ciudadania a ilegales.

La orden de inmigración de Biden que busca aumentar votos migrantes para 2024.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó este 02 de febrero una nueva orden de
inmigración con la que espera incrementar la tasa de ciudadanos extranjeros legalizados y
naturalizados en el país. De esta manera, se elevaría la cantidad de migrantes elegibles para
ejercer el voto a mitad del periodo en 2022 y en las elecciones presidenciales de 2024.

La nueva orden contempla revertir las normativas impuestas por la administración de Donald
Trump, emplear estrategias centradas en la migración irregular que ocurre en la frontera sur del
país, iniciar un grupo de trabajo para los nuevos residentes naturalizados, y crear un segundo
grupo con el que se reúna a las familias migrantes separadas.

“No estoy haciendo una nueva ley, estoy eliminando las malas políticas”, resaltó Biden.

De acuerdo con un documento de la Casa Blanca, emitida el martes, “la estrategia de Biden se centra en la premisa básica de que nuestro país es más seguro, más fuerte y más próspero con un sistema de inmigración justo, seguro y ordenado que da la bienvenida a los inmigrantes, mantiene unidas a las familias y permite a las personas, tanto a inmigrantes recién llegados como a personas que han vivido aquí durante generaciones, para contribuir más plenamente a nuestro país”.

Con esta orden se crea el grupo de trabajo interinstitucional para promover la naturalización, el
cual trabajará en conjunto con el Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de
Trabajo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos, el Departamento de Vivienda y
Desarrollo Urbano, el Departamento de Educación, la Administración del Seguro Social, y otras
agencias federales.

Impacto de la presencia extranjera en el voto

Los datos históricos muestran que en los últimos procesos electorales hubo un impulso en los
grupos de votantes nacidos en el extranjero, específicamente al elegir demócratas sobre
republicanos. Tan solo en el año pasado, uno de cada diez votantes estadounidenses nació fuera
de Estados Unidos, representando un récord desde 1970.

Según el Center for Inmigration Studies y el Pew Research Center, la inmigración ha cambiado los
resultados a favor de los demócratas en cada proceso electoral desde el año 2000.

Un ejemplo de ello sería en el estado de Georgia, en el que su población votante extranjera tuvo
un incremento de 337%. Asimismo, en Carolina del Norte y en Texas subió 335% y 156%
respectivamente. Por último, en Arizona aumentó 111%.

De ocurrir un aumento considerable de la población extranjera naturalizada antes de las votaciones intermedias en el año 2022 y las presidenciales en 2024, habría una ventaja a favor de los demócratas, debido a que los márgenes han tenido poca diferencia entre estados indecisos en anteriores procesos electorales.

Los diarios The Washington Post, New York Times, Atlantic, Axios, Los Angeles Times y Wall Street Journal, indicaron que la reconfiguración demográfica que ha vivido Estados Unidos en los últimos años está inclinando la balanza cada vez más hacia el partido demócrata. “La mayor amenaza para la viabilidad a largo plazo de los republicanos es la demografía”, advirtió Axios durante 2020. “No hay una sola megatendencia demográfica que favorezca a los republicanos”.

Para 2041 se espera que la presencia de la migración legal, en capacidad para votar, sea de 15
millones. De esa cantidad, ocho millones llegarán al país mediante la “migración en cadena”, un
proceso con el que las personas naturalizadas logran llevar parientes a territorio estadounidense.

Deja un comentario

Donaciones

Donate

Paypal:

X