gasolina biden

Intentando frenar el alza del precio de la gasolina, Biden libera millones de barriles de las reservas

El precio de la gasolina en Estados Unidos ha aumentado desde la llegada de Joe Biden a la Presidencia, y ahora el demócrata tratará de reducir su costo al liberar 50 millones de barriles de petróleo de las “reservas estratégicas”, una decisión que puede generar tensiones con la OPEP.

En el pasado, Washington trató que los países miembros de la OPEP aceptaran incrementar rápidamente la oferta del petróleo debido a que, según el país, eso contribuiría a que la economía del mundo se recupere del covid-19.

Pero el plan de la Casa Blanca no surtió efecto, ya que los Estados productores, entre ellos Rusia, apuestan por una subida paulatina y limitada del precio del petróleo.

De hecho, los integrantes de la OPEP y los países productores acordaron la restricción del flujo del hidrocarburo hace casi dos años.

Sin embargo, China, Japón, Reino Unido, Corea del Sur e India decidieron acompañar a Biden en su nueva medida, a pesar de que los analistas ya alertaron sobre las tensiones que se ocasionarían.

La SPR, que significa “reservas estratégicas de petróleo”, es una medida establecida por EE UU que le permite no verse perjudicado por los cambios del mercado mundial de petróleo, así como por las interrupciones del suministro.

Su creación llegó en 1975, luego de que en 1974 el país experimentara una escasez de combustible como consecuencia del embargo petrolero aplicado por los países árabes, los cuales rechazaron el respaldo dado a Israel por los Estados occidentales en la guerra de Yom Kippur en el año 1973.

Desde entonces, el país norteamericano ha estado acumulando una reserva actual de 620 millones de barriles, todos guardados entre el estado de Luisiana y Texas a través de varias cuevas en roca salina.

Raad Alkadiri, director gerente de Energía, Clima y Recursos de la consultora Eurasia Group, señaló que “cuando EE UU ha liberado petróleo de la SPR lo ha hecho porque han ocurrido grandes interrupciones en la oferta. Lo hizo en 2011, cuando la caída de Gadafi en Libia llevó a la suspensión de sus exportaciones petroleras”.

Otros momentos de la historia en que se ha usado la SPR fueron en 1991 durante la Guerra del Golfo y en 2005 por las consecuencias del paso del huracán Katrina.

“EE UU ha liberado pequeñas cantidades en el pasado. Nada en esta escala ni en respuesta a los precios, siempre ha sido como una medida ante la interrupción física de la oferta ocurrida en otro lugar del mundo”, continuó explicando Alkadiri.

Y es que esta medida no fue implementada ni siquiera cuando el precio máximo histórico del petróleo rozó los $150 durante 2008, el año de la crisis financiera mundial derivada del colapso de la burbuja inmobiliaria de Washington en 2006.

Actualmente, el precio que posee el barril de petróleo no supera por mucho a los $80. A pesar de ello, parece que Biden está enfocado en los efectos del aumento del precio de la gasolina.

“Los consumidores estadounidenses están sintiendo el impacto de los altos precios del combustible en las estaciones de servicio y en las facturas de calefacción de sus hogares”, según la Casa Blanca.

“Los negocios estadounidenses también porque la oferta de petróleo no ha ido a la par que la demanda en momentos en los que la economía global resurge de la pandemia”, agregó el gobierno en un comunicado.

Mientras que para este martes cada galón de gasolina había subido $1,29 con respecto al 2020, la inflación interanual vista en octubre ha sido la más grande en los últimos 30 años: 6,2%.

¿Funcionará la medida?

Con esto en mente, la verdadera pregunta es si esta medida va a funcionar y, si lo hace, ¿por cuánto tiempo? Para responder, la BBC Mundo detalló que todo depende de cómo se libere el petróleo y cómo reaccionen los países de la OPEP+.

“La cuestión real es el calendario: cuándo y cuán rápido llega este petróleo al mercado. Si esos volúmenes llegaran al mismo tiempo, tendrían un efecto significativo en el precio”, dijo por su parte Raad Alkadiri.

“Pero por la forma como parece estar previsto, se hará a lo largo de varios meses y aún no está claro cuántos barriles el gobierno será capaz de liberar rápidamente. Lo que el gobierno quiere hacer, más que cualquier cosa, es enviar la señal de que está intentando detener el aumento del precio de la energía”, añadió.

Mientras tanto, Peter Flynn, un analista de la consultora Price Futures de Chicago, dijo que según lo que se ha visto en la historia, “la liberación de crudo de la SPR solamente tendrá un impacto a corto plazo y es una declaración abierta de guerra petrolera con el cartel OPEP+”.

Con inventarios cada vez más ajustados, lo que se espera es que suban los precios del hidrocarburo. “La preocupación de la OPEP+ es que los inventarios del año próximo sean demasiado altos, que haya exceso de oferta”, dijo Alkadiri, quien explicó que si en diciembre no se aumenta la producción se estaría suavizando una parte del objetivo de la medida de Biden.

Donaciones

Donate

Paypal:

X